Lunes, 25 de junio de 2012

Una autopista paralela a la Ruta Nacional 11

Vialidad Nacional estima que este año podrán licitarse los trabajos para la realización de un proyecto ejecutivo
Una autopista paralela a la Ruta Nacional 11

La Ruta Nacional N°11 no será convertida en una autovía. Los planes de la Dirección Nacional de Vialidad procuran en cambio que haya una nueva autopista, de accesos controlados y paralela a la 11.

El jefe del 7mo. distrito de la DNV, Rafael Pretto, dijo a El Litoral que la licitación para la realización de estudios, analizar posibles trazas y finalmente llegar a un proyecto ejecutivo va a tener lugar en lo que queda del año.

Explicó que es más caro hacer una autopista que use la calzada existente, que partir de cero con una nueva traza.

Quien haya transitado por la 11 entre Santa Fe y San Justo muy pronto le dará la razón: son tantas las travesías urbanas o semi urbanas, tantas las correcciones geométricas que requiere adaptar al tránsito de hoy a una obra diseñada hace 70 años, que es más económico pensar en un nuevo dibujo sobre el mapa completamente nuevo que modernizar el viejo camino.

“Con tantas intervenciones urbanas en la 11, con tantas correcciones que se deberían hacer, con tantas obras de circunvalación, sería en realidad muy poco de la traza existente lo que se podría aprovechar. Ése es el secreto de pensar en una autovía: en ese caso se aprovecha la ruta existente y simplemente se duplican las calzadas, además de hacerse otras obras para mejorar accesos y cruces”, explicó Pretto.

Además, el titular de la DNV dijo que la definición del organismo es hacer una nueva autopista, paralela a la 11. Y comentó: “La idea no es nueva, tiene ya unos 40 años”.

Dos secciones

“Ya en la década del ‘70 se hizo un estudio de obra desde Vialidad Nacional para construir una autopista. Se analizó un posible trazado ubicado a unos 3,5 ó 4 km al oeste de la ruta existente. Incluso se hicieron algunas mensuras… Pero ahí quedó, nunca se reflotó luego, hasta ahora, que por supuesto la realidad de las poblaciones y de los campos de la zona ha cambiado mucho”.

El funcionario dijo que “tenemos ya los puntos de inicio y final. Debe comenzar en la Ruta 70, en condición de calzada doble de la Circunvalación Oeste en Recreo y terminaría al norte de San Justo. Se busca evitar la travesía urbana por San Justo y que quede lista para que -alguna vez- se pueda continuar con la autopista hasta el norte del país”.

Se piensa en una obra dividida en dos secciones de 45 km cada una. “Se podrá entonces licitar en dos contratos para hacer los estudios, las consultas, la identificación de trazas y las mensuras del proyecto ejecutivo: el primer tramo de la 70 a Emilia y el segundo hasta el norte de San Justo”.

En 2012

La encomienda de la etapa uno de la licitación consistirá en estudiar cuatro alternativas de traza, algo similar a lo que ocurrió con el puente Santa Fe – Santo Tomé. “La diferencia es que aquí exigimos sólo cuatro trazas y será la DNV la que apruebe la mejor y entonces sí la consultora va a comenzar a elaborar el proyecto ejecutivo. Se hará entonces un relevamiento para el diseño geométrico estructural, para los accesos, los puentes intercambiadores, etc”.

Pretto dice que “la autopista será de la misma calidad que la que une a Santa Fe y Rosario, con accesos perfectamente controlados, cruces y puentes intercambiadores.San Justo va a tener seguramente una circunvalación y calculo que se llegará a esa ciudad en menos de una hora”.

Además, “se incluirán en el proyecto ejecutivo los accesos a las poblaciones. Y del mismo modo, se diseñarán mejoras para las travesías urbanas de la ruta existente. Podrá tratarse de repavimentaciones, ensanches de calzadas, pavimentaciones de banquinas, para mejorar las condiciones de la 11 actual”.

Afirmó que “en el análisis de las trazas se van a estudiar los caminos rurales existentes; se trata de expropiar lo menos posible. Son los caminos de la media legua, de la legua (paralelos a la ruta), que tienen de 20 a 25 metros de ancho. La autopista requiere de 120 metros. Pero como ya tenés un camino y ya los dueños de los campos tienen hechas sus previsiones con respecto a un camino en uso se facilitan las cosas. Una autopista a diferencia de una autovía también incluye la construcción de las colectoras”, explicó.

Cuando esté listo el proyecto ejecutivo y finalmente se liciten los trabajos, la obra misma se podrá dividir en dos o en más secciones. Así se hizo más rápido la autopista Rosario-Córdoba de 300 km, en 8 años.

40 años después

Pretto confirmó que la empresa que haga el proyecto ejecutivo puede entre sus propuestas usar la traza existente, pero advirtió: “Nosotros vemos que es más complejo: hay que salvar muchas travesías urbanas, y el objetivo es hacer una autopista, con control total de accesos. Y si cada 20 kilómetros hay una localidad es más caro que arrancar de cero, es muy probable que no se pueda aprovechar casi nada de la calzada existente”.

Respecto de los estudios de la década del ‘70, poco puede usarse, salvo el relevamiento topográfico de un sector llano, sin accidentes geográficos importantes. “Lo que pasa es que ha cambiado mucho la realidad socioeconómica de las poblaciones y los campos con respecto a 40 años atrás, de cuando datan estos estudios”.

Obviamente, ya no es una zona predominantemente ganadera. “Los campos son más valiosos, los pueblos han crecido y hay nuevas zonas suburbanas, con alto valor adquisitivo”, mencionó.

“De todas formas -siguió-, aunque los campos a expropiar hoy son mucho más caros, ese costo (liberar la traza mediante expropiaciones) es ínfimo en comparación con la inversión que requiere la obra”, comparó.

Lo que sí complica de una expropiación no es el costo, sino el tiempo. “Suele haber demoras para la adquisición de los terrenos. Y tal vez, cuando ya esté definida la traza, antes de que se pueda pensar en iniciar la obra, ya se pueda ir avanzando en las mensuras y las expropiaciones”.

“Con la autopista Rosario-Córdoba tuvimos suerte. Las tasaciones fueron muy buenas. El Tribunal de Tasaciones Nacional (un órgano independiente de los ministerios que ejecutan obras) trabajó a valores reales, y en dólares. Fue más sencillo así obtener la posesión de los terrenos. Hubo convenios de avenimiento con casi todos los propietarios. Se hicieron unas 100 gestiones de expropiación y de ellos sólo dos casos requirieron del juicio. Con aquellos convenios hay un 10% más para el pago”, indicó.

Prioridades

Al hablar sobre qué prioridad merece la obra para la DNV, Pretto señaló: “La Ruta Nacional 11 quedó en último lugar dentro de las prioridades por el volumen de tránsito en el distrito. Siempre tuvimos la idea de implementarla aquí en el distrito, y se hicieron algunos estudios para contar con pautas de referencia. Todo ese material se elevó a Buenos Aires. Allá están haciendo los pliegos de licitación del proyecto posiblemente en tres meses ya tengamos fecha de licitación para el que una empresa consultora haga el proyecto ejecutivo”, dijo.

Comentó que “con toda seguridad, este año se va a licitar el proyecto ejecutivo

El proyecto no tiene cifras, ni tiempos. Sólo cálculos estimativos. Mínimo 1.200

millones de pesos, en -cuanto menos- cinco años.

Fuente: AgenciaFe

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Iniciar sesión