Los recientes incidentes denunciados por el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, generados en algunas aceiteras de Puerto San Martín y Timbúes (este último ocurrido el fin de semana en Dreyfus) y que involucraron a mal funcionamiento de maquinarias y/o errores en las tareas de supervisión en las mismas, llevó a la Asociación de Supervisores y Técnicos de la Industria Aceitera y Biodiesel de la República Argentina (ASIABRA) a emitir algunas aclaraciones acerca de tales hechos y, principalmente, sobre el rol de sus representados y su encuadramiento sindical.

Por un lado reconocieron los hechos sucedidos y que están atentos a las investigaciones encauzadas, y por el otro apuntaron contra la otra agrupación gremial aludida por entender que apunta contra el mal desempeño de los supervisores cuando, a la vez, los representa.

«El sentido esencial de un sindicato es representar a los trabajadores de su agrupación en su ámbito de actuación territorial, esto es defender sus intereses y negociar ingresos o salarios con la patronal. Pero en el caso de San Lorenzo la estrategia de las empresas fue y es amontonar a nuestros representados, jefes, supervisores y técnicos analistas, dentro del Sindicato Aceitero», señalo xxx.

Para el dirigente, muchos de esos profesionales «fueron metidos de prepo» dentro de la estructura del SOEA «para ralentizar el crecimiento de ASIABRA».

«En ese sindicato no hay un solo delegado gremial que sea un supervisor como sí sucede en nuestra organización; por otro lado, hay una cuestión legal que no podemos obviar ya que la ley prevé que los obreros y empleados tengan una sindicalización diferenciada con los supervisores, toda vez que si bien pueden prestar servicios para la misma patronal, tienen diferentes intereses en la relación de empleo», agregó.

xxxx reconoció que no haya supervisores como delegados en el SOEA «es hasta lógico, ya que no puede representar a los supervisores».

Consultado sobre cuál es entonces la propuesta para revertir dicha situación, el sindicalista fue claro en su mensaje: «El SOEA debería colaborar con la sindicalización de los supervisores en su gremio especifico; ello permitiría desarrollar una relación de hermandad entre ASIABRA y SOEA, y así trabajar juntos en la acción y para beneficio de todos los asalariados».

«Como dirigentes sindicales nos capacitamos a diario para dar pelea en las empresas por el mejoramiento de nuestros derechos, pero en el caso de San Lorenzo, además de dar pelea a las empresas, debemos lidiar con otros dirigentes sindicales que asisten a las patronales para que nuestra sindicalización sea más lenta y compleja», concluyó.

Desde hace varios años el Sindicato de Obreros y Empelados Aceiteros tiene en sus filas a los supervisores. Su inclusión como afiliados dentro de esta organización fue reconocida por el Ministerio de Trabajo de la Nación, incluyéndolos dentro del convenio del sector y disponiendo, incluso, de una categoría específica por el rol de sus labores.

Comentarios