El campo perdería cerca de $14.000 millones por las intensas lluvias


El sector agropecuario podría perder cerca de $14.000 millones debido a los daños dejados por las lluvias en los campos de la zona núcleo pampeana.

La cifra, provisoria, surge del centro de estudios económicos de la Sociedad Rural (SRA), que además advierte que podría ser mayor si continúa el clima adverso.

Ernesto Ambrosetti, economista jefe de esa entidad, explicó al diario El Cronista que laparalización de las tareas rurales afecta tanto a la siembra de soja y de maíz, a la actividad en tambos y la cría de ganado. También advirtió que esta situación se profundiza debido a que se siguen produciendo lluvias en la región mas afectada, donde los suelos ya están saturados.

En ese sentido, sostuvo que por muerte de ganado y menores terneros para la próxima zafra se ven afectados casi un millón de cabezas, y la pérdida supera los $2.800 millones. A eso se agregan unos 400.000 viajes menos en camiones por menor actividad en la cosecha fina y gruesa.

Respecto de la cosecha, las 3,4 millones de hectáreas bajo el agua que indica la SRA coinciden con el área total prevista para sembrar maíz en todo el país en este ciclo 2012/13. No obstante, por lluvias y anegamientos la superficie podría ser mejor.

Así, según reportó el matutino, los analistas consideran que hablar de una producción de más de 24 millones de toneladas de maíz para 2012/13 es demasiado arriesgado. E incluso si se da logra esa producción, sería un 14% menor que lo estimado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Las pérdidas potenciales en maíz estarían en torno a $3.000 millones para los productores, comentó Ambrosetti, quien sostiene que por efecto de una menor oferta sudamericana seguramente la brecha de precios en Chicago se irá achicando.

Ricardo Baccarin, de la consultora Panagrícola, agregó que las pérdidas que se están viendo en trigo y cebada son muy importantes, con fuertes problemas de calidad.

Según Ambrosetti, un trigo con pérdida productiva de 14% y una producción no mayor a 10 millones de toneladas, y una caída productiva de 33% en la cebada, configuran una pérdida de la fina de poco más de $1.100 millones.

10