Malvinas: Gobierno rechazó denuncia británica sobre inseguridad naval

La embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, rechazó ante la Organización Marítima Internacional (OMI) una denuncia del Reino Unido sobre la seguridad marítima en aguas argentinas.


La jefa de la sede diplomática en Londres aseguró que “la República Argentina no ha incurrido en violación alguna de sus compromisos internacionales”, en respuesta a la denuncia del Reino Unido ante la OMI, que tuvo lugar durante la apertura del 91º período de sesiones del Comité de Seguridad Marítima.

La presentación británica cuestionaba las leyes provinciales que impiden el ingreso a puertos argentinos de los buques vinculados con la explotación de hidrocarburos en las Malvinas, al tiempo que extendía una queja por diversas acciones que presuntamente afectarían la seguridad y operación de sus barcos en el país.

Según se informó oficialmente en el portal de Presidencia, la embajadora destacó que “las legislaciones provinciales aludidas por el Reino Unido que regulan la navegación de cabotaje entre el territorio continental argentino y las Islas Malvinas tienen por objeto proteger los recursos naturales bajo su soberanía y jurisdicción y rechazar las ilegítimas actividades de exploración y explotación de hidrocarburos desarrolladas en la plataforma continental argentina”.

En este contexto, la embajadora recordó las numerosas resoluciones de la comunidad internacional que convocan a la Argentina y al Reino Unido a reanudar las negociaciones sobre soberanía y en particular, la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que requiere que ambas partes se abstengan de adoptar decisiones que impliquen modificaciones unilaterales en la situación de las Islas.

En relación a los hechos puntuales mencionados por la delegación del Reino Unido en la OMI, la embajadora señaló que “no hay evidencia alguna en la autoridad marítima argentina de que la seguridad de la navegación o de los buques haya estado comprometida”.

“Ningún buque inició por este tema un pedido de asistencia en el marco de las recomendaciones y mecanismos de la OMI”, sostuvo Castro y agregó que, en relación al caso del buque CLARE, la Argentina presentó documentación de Prefectura Naval que prueba que el buque recibió asistencia ante un pedido de rutina de víveres y agua.

Con respecto a la alusión británica acerca de acciones llevadas a cabo por la agrupación Quebracho en las oficinas de una agencia marítima en Buenos Aires, Castro informó sobre las acciones administrativas y judiciales llevadas a cabo al respecto por la Policía Federal Argentina.

Finalmente, respecto a medidas de acción gremial por las que se quejó el Reino Unido, presuntamente realizadas por sindicatos marítimos afiliados a la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), la embajadora destacó que la Argentina “respeta la autonomía sindical”.

Según se informó oficialmente, la declaración de la embajadora argentina “contó con el apoyo contundente y explícito” de nueve países de la región (Brasil, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Perú, República Bolivariana de Venezuela y Uruguay), mientras que la postura del Reino Unido “no recogió ninguna adhesión dentro de los 170 países presentes”.

La OMI fue creada en 1948, siendo la agencia especializada de las Naciones Unidas en la seguridad marítima y la prevención de la contaminación marina: cuenta con 170 miembros y sus disposiciones son de carácter obligatorio.

10