Con la sensibilidad de un artista


Todos lo conocen como Miguelio. Suele pasear por toda la Av. San Martín, pidiendo algo para comer o alguna “copa” para tomar. Solía hacerlo en compañía de una mujer, quien hace un tiempo partió de este doloroso mundo.

Quizás su parada preferida está en una disquería ubicada en Belgrano al 600 de San Lorenzo. Allí pasa largos minutos escuchando música, cantando, disfrutando. Felizmente ido de los problemas que lo acosan todos los días simplemente escucha música. En ese momento, quizás, es un bálsamo que se presenta en una vida que le ha dado la espalda en muchos aspectos.

Lo dejamos cantando, disfrutando y siendo feliz. Ojalá ustedes también lo sean al verlo.

10