El trabajo te cambia la vida: pasó de hippie malabarista a construir su casa


Gastón Bobadilla es uno de los cientos estibadores que trabajan en la Cooperativa de Trabajos Portuarios de Puerto General San Martín. Su trabajo, más literal que nunca, “le cambió la vida”.

“Hacía malabares en esquinas y hasta viví en un camping. Después encontré trabajo en la Cooperativa, me compré un terreno y hasta estoy construyendo”, dice.

El trabajo dignifica, no hay dudas. Quizás este sea el ejemplo más cabal de todos.

La historia de Gastón:

10