Bravo Energy quiere abrir, pero no propone cómo reincorporar los obreros o pagar su deuda


El pasado viernes, empresarios y sindicato se reunieron en sede del Ministerio de Trabajo para un nuevo capítulo de conciliación en pos de volver a poner en actividad la planta que Bravo Energy posee en San Lorenzo, cerrada hace un mes atrás.

A pesar de las intenciones de una y otra parte, por el momento, el predio seguirá inactivo, pues más allá de la intención empresaria por volver a producir, no hubo una propuesta mínimamente seria como para cumplir con ese objetivo.

“No dijeron cómo piensan reabrir la fábrica ni cómo reincorporarán a los compañeros; no especificaron si tomarán a todos los empleados, o solo a algunos y si se les pagarán indemnizaciones. En una palabra, no hubo una propuesta seria”, relataron desde el Sindicato del petróleo, Gas y Biocombustibles de San Lorenzo.

Por las deudas contraídas y las dificultades financieras devenidas de su sistema productivo, Bravo Energy decidió, hace un mes, cesar su producción y cesantear y suspender a su personal, pero con algunas particularidades tales como no abonar indemnizaciones o no abonar salarios mientras durase dicha suspensión.

El Ministerio de Trabajo instó a las partes a continuar con el diálogo a fin de hallar alguna solución que complazca a unos y otros antes de deslindarse y dejar libradas a las partes a tomar decisiones.

Hasta el mes pasado, 35 operarios prestaban servicios en la planta ubicada sobre el acceso norte a la autopista, en San Lorenzo. Muchos de ellos mantenían acreencias salariales.

10