Cuatro razones por las que el PJ de San Lorenzo perdió, de manera catastrófica, las elecciones

¿Qué dirigente será capaz de reordenar el partido y convertirlo, otra vez, en competitivo? Es la octava derrota consecutiva, una peor que otra

Muchos apuntan a que tras los resultados electorales del pasado domingo en San Lorenzo, el justicialismo quedó como aquellos grandes equipos de fútbol que llegan a tocar fondo y del que se espera pueda remontar. Porque el PJ local debería estar pensando más en pelear un campeonato, por historia y mística, que por salvarse del descenso. Sin embargo, hoy, el presente lo encuentra más cerca de perder la categoría.

Lo sucedido tras estas últimas elecciones es casi histórico, ya que además de quedar lejísimo del raimundismo fue tercero detrás de Marcelo Remondino, un reconocido militante peronista que, tras su decepción por el cierre de listas se fue a jugar por afuera y con un partido político inexistente. Se detalla como “casi” histórico porque hay un antecedente, en 2009, cuando el tandem Armando Traferri-Mónica de la Quinta dieron un paso al costado tras perder la senaduría y la intendencia, respectivamente, y hacerlos responsables de la debacle del PJ a manos de Leonardo Raimundo.

Sabedor de los tiempos políticos, Traferri impulsó esa apuesta y dejó que el peronismo se rearme sin su presencia, algo que no sucedía desde los tiempos de Rippa, casi 20 años atrás. Los resultados fueron catastróficos, pues el entonces candidato del justicislismo, ganador de la internas, “Pipo” Aguirre Guarrochena tuvo una paupérrima elección que lo dejó afuera de las cuatro bancas en juego. Algo muy parecido a lo del domingo, con la diferencia que esta vez el oficialismo se llevó las cuatro concejalas (por entonces una quedó en manos de Pedro “Pili” Rodríguez) y los votos obtenidos, fueron menos que hace ocho años atrás.

Desde que el peronismo dejó de ser gobierno en la ciudad de San Lorenzo, no volvió a recuperar espacio. Es más, en aquella contienda de 2007 cuando pierde la intendencia Mónica de la Quinta, quien intentaba su reelección, obtuvo una cantidad de votos que hasta el día de hoy, diez años después, nunca se igualó. A pesar de todos los males que le achacan y que hasta el día de hoy no le perdonan, y a pesar del crecimiento exponencial en el número de electores, ni así pueden con ella.

En 2011 el candidato a intendente fue Roque Caballero, quien sucumbió ante Leonardo Raimundo en su primera reelección: 5.600 para el ex deportista (hoy secretario de Deportes del municipio) versus los 17.000 de “Leo”. Y en las legislativas los números no variaron demasiado, quedando tres bancas para el oficialsimo y solo una para el PJ, en manos de María Claudia Mariani, mujer disidente con el traferrismo.

Lejos de aprender, en 2013 se vuelve a fallar: Guastavo Oggero encabeza la lista del raimundismo y duplica en votos al peronismo representado por Reynaldo Díaz. De vuelta tres a uno y un concejal que, al poco tiempo hace su propio bloque unipersonal y se aleja de la conducción partidaria.

Así se llegó a 2015 con la meta puesta en la intendencia. Un poco por las revueltas internas y por una estrategia electoral, participan más de media docena de listas en las internas por las concejalías en juego, obteniendo un buen resultado que los alentó a un “resurgimiento” del partido. Es más, la sumatoria de todos estos sectores alcanzaron para superar, y con creces, al candidato del oficialismo, un ignoto Hernán Ore.

Pero la estructuración de la campaña volvió a parir mal. Con un solo candidato a intendente designado a dedo, Hugo Bruscaglia, un personaje proveniente del periodismo, sin pasado peronista, ni militancia, ni intelectualidad suficiente para comprender y analizar el rol asumido, se vuelve a desbarrancar. Ni siquiera la ayuda de una promisoria “billetera” que apoyó esa candidatura (se recuerda al edificio del SUPE, convertido en básica oficial, revestido con marquesinas gigantes, iluminadas y con pantallas LED) alcanzó para hacer alguna sombra al raimundismo, que volvió a imponerse con razonable comodidad: más de 16.000 sufragios contra los 7.000 del justicialismo.

¿Y las concejalías? El espejismo de las internas se disipó y dejó paso a la realidad: Raimundo dio vuelta el tablero e impuso a Ore, Alberdi y Reschín como nuevos ediles. El PJ, apenas si pudo contener una banca, en manos de Cabral, un hombre proveniente de las filas de La Cámpora que no dudó jamás en alinearse en la estructura del senador, de reconocida separación ideológica con los K, y que jamás volvió a mencionar la palabra “kirchnerismo”.

Con vistas a lo acontecido 48 horas atrás, queda a la vista que los errores vuelven a repetirse. Y a profundizarse a la luz de los resultados. El oficialismo no solo que se quedó con las cuatro bancas en juego, sino que la diferencia de votos fue abismal: 16.000 a 3.300. Esto no solo le privó una concejalía, sino que además, terminó tercero, detrás de otro peronista que prefirió ir por una colectora.

El divisionismo interno, por un lado (los tres candidatos de afiliación peronista, uno en la lista oficial y dos en paralelas sumaron, juntos, casi 8.000 sufragios) y la falta de previsión y liderazgo pro el otro, arrojaron esta conclusión.

Y ni hablar de las improvisaciones, como viene sucediendo elección tras elección, con candidatos que se postulan con pocos meses de anticipación, sin la militancia territorial mínima ni la intelectualidad y trayectoria que se requieren para un desafío de tamaña complejidad. Ni hablar, de la seriedad de proyectos…

Por eso, el peronismo sanlorencino debe poner fin a tantos fracasos. Fracasos repetitivos y consecutivos. Está obligado a ello. Alguien deberá comprender el mal que le están causando a un partido tan tradicional como importante para la ciudad cabecera de departamento. Alguien tendrá que impedir que cualquiera se suba a manejarlo para chocarlo a la vuelta de la esquina.

No parece que hasta ahora alguien lo haya comprendido, pues las mismas viejas fórmulas volvieron a utilizarse con resultados que se sabían acabarían en fracasos. Si la dirigencia peronista no lo vio así, entonces se está ante un primer gran problema: la incapacidad. Y si por el contrario, lo sospechaba, entonces se estará ante un segundo y quizás más grave problema: la incapacidad y la inoperancia.

Ante ello, el resto de las localidades de los alrededores reivindica su sello peronista y sale triunfante: Puerto San Martín, Roldán, Ricardone, Capitán Bermúdez, Granadero Baigorria y hasta Fray Luis Beltrán, donde obtuvieron un triunfo tan histórico como la adversidad registrada en San Lorenzo. Incluso, con los últimos resultados electorales nadie duda de la preponderancia del actual senador Armando Traferri, casi indiscutido en su cargo.

Regresando al punto de partida: ¿Qué dirigentes están capacitados para reordenar el partido, dotarlo de un liderazgo convincente, proyectar planes de gobernabilidad, organizar la militancia y recuperar el adoctrinamiento, para recién entonces, discutir candidaturas? ¿El presente es responsabilidad exclusiva de quienes encabezaron las sucesivas candidaturas?

A esta última pregunta la respuesta es no. La mayoría de los postulantes hicieron lo que pudieron con lo que tenían y había. Poco, es cierto, pero la mayoría, bien intencionados.

La otra pregunta es la más compleja a responder, pues se trata del verdadero desafío del PJ sanlorencino. Lo sucedido, ocurrido está. El futuro, es la incógnita.

¿Y las cuatro razones por las que el PJ de San Lorenzo perdió en las elecciones del domingo? Incompetencia, falta de liderazgo, improvisación e inoperancia. Lo mismo que el viene ocurriendo, en resumidas cuentas,d esde hace varios años.

 

 

 

 

 

 

 

 

MÁS NOTICIAS
Gabriel Strumia pasa sus días preso a la espera del juicio y preocupado por la salud de su esposa

Gabriel Strumia pasa sus días preso a la espera del juicio y preocupado por la salud de su esposa

El principal acusado por la muerte de Paula Perassi está detenido en Piñeiro. “Está muy deprimido porque su esposa no está bien”, confió su abogado a SL24. Se abrió una cuenta de Instagram a su nombre.

Choque fatal en autopista Rosario-Santa Fe dejó el saldo de dos muertos y un herido muy grave

Choque fatal en autopista Rosario-Santa Fe dejó el saldo de dos muertos y un herido muy grave

Sucedió anoche a la altura de Granadero Baigorria (kilómetro 2) Un acto se salió del carril, cruzó a la mano de enfrente y colisionó a otro vehículo. Un motociclista está en estado crítico

General San Martín se consagró campeón de la etapa inicial de la Liga Sanlorencina

General San Martín se consagró campeón de la etapa inicial de la Liga Sanlorencina

El equipo de Puerto San Martín ganó su partido frente a Beltrán por 3 a 1 y no dependió de nadie para terminar primero en la tabla