Tensión entre kayaquistas y Prefectura terminó con navegante flotando en el río


Traicionero. Al mediodía el río se mostraba espléndido y luego de las 5 "se picó" por el viento

Un grupo de navegantes que cruzó hasta la zona de islas ayer al mediodía la pasó realmente mal a la hora de volver a “tierra firme”. “Muchos fuimos temprano, al mediodía, cuando había poco viento. Pero a la tarde se empezó a picar el río y nadie podía cruzar”, dijo uno de los navegantes a SL24.

“Esperamos a las 18 y después decidimos llamar a Prefectura para que nos guíe. Ellos nos dijeron que si dejábamos piraguas en la isla nos llevaban a San Lorenzo. Como casi nadie quería dejar la piragua le preguntamos si podrían custodiarnos en el cruce, nos respondieron que tenían que consultar y después no hubo más respuesta”, se quedó el joven.

Seguidamente, los navegantes –unas 10 embarcaciones entre kayacs y piraguas- decidieron emprender la vuelta por su cuenta. “Decidimos cruzar todos juntos para socorrernos en caso de que a alguno le pasara algo. Y en medio del río unos chicos se dan vuelta y los terminan socorriendo unos pesqueros en canoa”, agregó.

Consultado por SL24, el Prefecto Principal Walter Rosende explicó: “Era imposible navegar, e incluso se les había dicho previamente que iba a haber tormenta de viento. Por eso, cuando nos pidieron ayuda, les pedimos que se queden en la isla por se seguridad. Algunos no hicieron caso y luego ofrecimos traerlos, pero debían dejar sus embarcaciones en la isla”.

En este último sentido, el prefecto señaló: “Nosotros protegemos la vida de las personas, no los bienes”.

Pero la situación de tensión no quedó sólo en las aguas. “Una vez que llegamos a la costa les dijimos a Prefectura que quedaba gente, y en vez de ayudarlos, se fueron. Terminaron volviendo también de la mano de unos pescadores”, agregó el joven navegante.

 

10