Trabajador de Nidera recuerda a sus compañeros muertos desde lugar de la tragedia



Texto completo
El gremio está de paro. Lógico!
Pero me toca la Guardia mínima, dado mi puesto de trabajo. Así que estoy otra vez en la zona del desastre, igual que ayer. Mil veces me pregunté: qué estoy haciendo acá?
En éste lugar de respira tristeza, se habla con la voz quebrada, se caen lágrimas de a ratos. Se recuerda a las víctimas, se pregunta si alguien tiene novedades de los heridos. Se trabaja con un contanste nudo en la garganta.
Ayer volví a casa, abracé a mi señora con su pancita de seis meses y por fin lloré.
Lloré como se llora la partida de un ser querido.
Lloré por mis colegas, los que se fueron y los que quedamos.
Por estar en este lugar en ruinas donde parece que cayó un misil.
Por haber sido testigo otra vez del desfile incesante de autoridades ministeriales nacionales y provinciales junto con la “plana mayor” del gremio.. Como hace 5 meses atrás …como un dejavu.
Lloré por las caras cansadas y negras de los bomberos. Por las caras largas de los que estamos.
Por el miedo que persiste aquí dentro..donde la gente ve humo y se alarma.
Por los hijos sin padres, los padres sin hijos y las viudas.
Porque la vida puede perderse en un instante por la negligencia.
Y volví a llorar hoy al enterarme de otra partida.
Les pido a TODOS que se haga justicia que no olvidemos estas vidas, que no olvidemos que vivimos en riesgo constante.
Que no olvidemos a “mingo” y al “negro”

10