Desgarrador testimonio: joven buscaba a su perrita desde Navidad y la encontró, mutilada, flotando en el arroyo San Lorenzo


La fatídica historia de Sasha comienza en la víspera de Navidad. A las 12 de la noche, cuando todo era alegría y se brindaba por el nacimiento de Cristo, la perrita pitbull se escapó de su casa en Puerto San Martín, espantada por la pirotecnia.

“Apenas pasó salimos a dar una recorrida, pero no la vimos. Publicamos en Facebook y el 25 ubicamos a una señora de barrio San Sebastián que decía que la había visto. Fuimos, y ella negaba tenerla. Después esa mujer se puso algo violenta y nos fuimos”, empezó a contar Brian, dueño de la perrita. “Por lo que supimos luego –siguió- Sasha estaba en esa casa, y después que nos fuimos se la llevaron a otro lugar”.

La historia sigue el 27 de diciembre a la noche: “Me llegó un mensaje explicando dónde estaba la perra. Pero no me decía. Le ofrecí plata, incluso una bicicleta. Pero no me decía nada. Finalmente me encontré con la persona que me mandó el mensaje y me dijo que a la perra la habían llevado a Santa Fe”.

Pese a esa pista, Brian no descansó en su búsqueda, sospechando que la perrita, que le había dado cría en dos oportunidades y estaba castrada, seguía en la zona. Su tesón y amor lo llevó a seguir buscando y recién el 10 de enero pudo cerrar esta terrible historia.

“Caminaba por la zona del arroyo y de golpe la vimos. La encontré flotando en el arroyo, no tenía la cola y tenía un cable de acero en el cuello. Además, estaba cortada y se notaba maltratada”, narró Brian, entre lágrimas.

Más tarde, escribiría en su muro de Facebook: “Se me desgarra el corazón. Ojalá la vida se pague todo esto que te hicieron porque estoy seguro que te mataron y te tiraron al arroyo. Si me la hubieras dado cuando la fui a buscar estoy seguro que nunca terminaría así. Te voy a extrañar porque siempre siempre voy a recordar esos días de paseo, de diversión y sobre toda las cosas lindas que compartimos… Te prometo cuidar a tu hijo y darle tanto amor como te lo dimos a vos. Ojalá sigas durmiendo en el agua”.

10