“Tengo moto y la estaciono donde yo quiero”. Indicaciones que nadie hace caso

A pesar que se especificó en San Lorernzo lugares para que aparquen, sus propietarios siguen dejando los rodados en la vereda

Desde hace algunas semanas se especificó los sitios para que las motos queden estacionado, sin cargo alguno, en la avenida San Martín, de San Lorenzo, y calles adyacentes.

Es que desde el año pasado se impuso, en casi todo su radio céntrico, el sistema de estacionamiento medido, y aunque la ordenanza que lo reguló dejó fuera del pago del ticket a las motos, estos vehículos tenían problemas para aparcar porque los autos no les dejaban lugar.

Por eso, los motociclistas hacen rato que cortaron por lo más sano y suben sus vehículos a las aceras, incluso aquellos que son  de grandes dimensiones.

Tras pintar en cada calle los lugares con indicaciones para uso de autos particulares, coches de uso para discapacitados, y la prohibición de estacionar en cocheras, se agregaron boxers específicos para las motos.

Pero parece que llevará un buen tiempo entenderlo, pues sus dueños, siguen subiéndolas a las veredas.

 

 

MÁS NOTICIAS
Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Es sabida la crisis por la que atraviesa aquella nación y la cantidad de refugiados esparcidos por el mundo. Un caso conmovedor tanto por quien recibe como por quien da

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

En San Lorenzo será esta tarde en la esquina de los bancos a las 18. “Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio”, manifiestan.

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Miserable ataque de dos supuestos simpatizantes de Central, que huyeron del lugar tras el ataque. Ocurrió en Roldán, luego que los "canayas" ganaran la Copa Argentina