Apuñalado por una gorra: la familia del joven reza por su vida y el agresor continúa prófugo

El fiscal libró la orden de detención y se espera que en las próximas horas el joven agresor sea detenido. Mientras tanto, Gastón pelea por su vida en el hospital “Eva Perón” de Granadero Baigorria.

La panadería Sabores suele ser escenario de problemas y peleas en la madrugada de San Lorenzo

El fiscal de San Lorenzo Dr. Aquiles Balbis libró ayer la orden de detención para el joven agresor que apuñaló, con un cuchillo de carnicero, a Gastón Santiago Otero. El episodio tuvo lugar en las inmediaciones de la panadería Sabores, luego de que ambos mantuvieran una corta discusión.

Según pudo saber SL24, victimario y víctima arrastraban un conflicto de vieja data. “Se habían peleado en una fiesta en Ricardone, por una gorra”, señaló.

Gastón, de 19 años, se encuentra internado en terapia intermedia en el hospital “Eva Perón”. Sufrió heridas en su abdomon, la perforación de un pulmón y heridas en el diafragma.

“Nunca se peleó con nadie, siempre fue un buen pibe. El año pasado terminó la secundaria y estaba por empezar la facultad”, cerró la madre.

MÁS NOTICIAS
#129Aniversario Famosa modelo de la escena nacional llega a Puerto San Martín

#129Aniversario Famosa modelo de la escena nacional llega a Puerto San Martín

Junto a otras mannequins estará en en la muestra de cortes, estilos y peinados a cargo del coiffeur Héctor Gabriel Sánchez

Drogado, se creyó luchador de UFC y rompió el blindex de la comsaría de Puerto San Martín de una patada

Drogado, se creyó luchador de UFC y rompió el blindex de la comsaría de Puerto San Martín de una patada

El hombre fue llevado entre forcejeos a sede policial luego de amenazar a camioneros que ingresaban y salían de Bunge.

#VIDEO Momento en que ladrón llenó el tanque, ataca al playero y huye del lugar sin pagar un centavo

#VIDEO Momento en que ladrón llenó el tanque, ataca al playero y huye del lugar sin pagar un centavo

Luego fue atrapado por la policía. Ocurrió anoche en Granadero Baigorria. El empelado intentó detenerlo, pero resultó infructuoso. Se quedó masticando toda la bronca