Cadáver de Bermúdez: una huella, ningún reclamo y un misterio que cumple dos años


La fría mañana del 3 de junio de 2016 se paralizó cuando una llamada anónima al 911 traía un escalofriante dato: a pocos metros del acceso a autopista de Capitán Bermúdez yacía, entre pastizales, un cuerpo semi esqueletizado.

Hasta allí se dirigieron facultativos del Equipo de Antropología Forense (EAAF), la policía local y los Bomberos Zapadores de San Lorenzo, quien trabajan meticulosamente para rescatar los restos óseos hallados. Los medios de toda la región también se hicieron presentes, algunos incluso con la irresponsable teoría se señalar, sin data alguna, que podría tratarse de los restos de Paula Perassi.

El encargado de llevar la causa adelante fue, y sigue siendo, el fiscal local Leandro Lucente. Una vez retirado el cuerpo, el fiscal ordenó que sea estudiado por el EAAF. El objetivo era claro: determinar sexo, edad, causa de muerte y cantidad de días expuesto en el lugar.

Pero casi nada de eso logró resolverse.

Las pocas luces que llegaron al caso vinieron de parte de los antropólogos. “Se trataría de una persona joven de unos 25 años y se data de muerte sería de unos 5 a 6 meses”, señalaba en su momento Juan Nóbile. A eso agregaba el propio Lucente que, por ser de contextura ósea pequeña, “podría tratarse de una mujer”.

“Nadie reclama por él”

Los trabajos antropológicos lograron recuperar una huella parcial del cuerpo del cadáver. Pero eso no es todavía suficiente.

“Se cotejaron los registros de búsquedas de personas locales, provinciales y nacionales y no hay nada que coincida. No tenemos quién reclame, lo que hace más difícil su identificación”, señaló esta semana una alta fuente de Fiscalía San Lorenzo.

Hoy, a casi dos años de su aparición, todavía nadie sabe quién es. El cuerpo yace todavía sin reclamos y su alma sin Justicia.

10