¿Dónde están las CGT San Lorenzo? Extrañas ausencias ante el incierto panorama que prometen Oil y Buyatti

Sus trabajadores penden de un hilo para conservar sus puestos de empleo y entre ambas suman, de modo directo, 600 operarios. Los confederales no emitieron siquiera un comunicado

Los hechos muestran que la histórica y contestataria CGT San Lorenzo, que a razón de movilizaciones, paros, piquetes y denuncias durante los fatídicos años 90 y el oscuro período dictatorial de fines de los 70 y principios de los 80, hoy ya no existe como tal.

Su desmovilización es palpable, pues comenzado 2018, dos hechos sacudieron el mundo del trabajo en el Cordón Industrial, como fueron (y lo son) el incierto futuro de la refinería San Lorenzo en manos de Oil Combustibles y el desmoralizador panorama anunciado por la agroexportación Buyatti, y ni en uno u otro el confederal tomó una participación activa.

Entre ambas industrias suman casi 600 los empleados directos, cifra que se duplica (o más) si se suman los empleos indirectos, principalmente entre los camioneros. Y ni hablar de aquellos otros que sirven a un tercero que presta servicios o provee de materiales a una y otra.

El caso de la refinería despertó, entre los gremios, medios de comunicación y municipio, una corriente de opinión que movilizó la situación hasta los estrados más altos de la Provincia y de la Nación. Respecto a la cerealera, el sindicato de los aceiteros comenzó recién ahora a exponer la situación por la que atraviesa la firma y las consecuencias para sus afiliados.

El hecho que en este contexto la CGT San Lorenzo no se haya siquiera expresado, aunque sea a través de algún comunicado, llama la atención, más aún por la historia que arrastra este confederal, expuesto al frente de tantos reclamos y batallas políticas en pos de la defensa de las fuentes de trabajo y los derechos laborales.

Jesús Monzón, secretario general de la CGT San Lorenzo, no se lo vió siquiera un día recorrer los focos de conflicto en Oil y Buyatti.

Fiel al acervo cultural que genera la sociedad de un conglomerado de ciudades que vive, su nutre y respira de la mano del trabajo, el movimiento obrero organizado siempre tuvo una impronta importante. Tal es así que en numerosas oportunidades tuvo un rol protagónico en los más altos círculo de poder de la Argentina.

Pero hoy, toda esa historia cayó por la borda. Ni la crítica situación que atraviesan Oil Combustible y Buyatti impulsó a que  la CGT San Lorenzo elevara una palabra. Su secretario general, el bermudence Jesús Monzón, parece más ocupado e interesado en que su gremio cierre la paritaria 2018 que activar alguna acción por la pérdida de cientos de puestos de empleos de otros compañeros. O el mismísimo Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Aceiteros y líder del confederal, que tampoco se involucró más allá de los límites de su propio gremio.

Recién ahora, y porque Buyatti lo toca de manera directa, ensayó una preocupación en el seno del Concejo Municipal de Puerto San Martín (ciudad en la que está emplazada la cerealera, y en cuyas bancas uno de sus hombres ocupa un lugar) y en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, donde empresa y sindicato se reunieron anteayer. Cabe aclarar que la situación por la que atraveisa esta cerealera ya se sabía hace algunos meses.

Que la CGT San Lorenzo no haya participado en estos casos marca un recorrido distinto del que la población y el mundo obrero estaba acostumbrado. Si es por omisión o incapacidad de sus dirigentes, aún se está a tiempo de recuperar tal estructura obrera, pero si el camino elegido es el pergeñado por sus miembros, entonces las horas del confederal estarán contadas.

Llama la atención que el confederal “oficial”, comandado por Monzón y Reguera, no se haya involucrado ni siquiera en la movilización multipartita que trabajadores de Oil convocaron días atrás y en la que se vió a referentes de varios sindicatos y dirigentes políticos, entre ellos, el intendente Leonardo Raimundo. Fue SOEPU y su comitiva, con su presencia, la que salvó la ropa, al ser casi los únicos de ese sector en adherir a la marcha.

Y cuesta más creer esta situación cuando fue esta CGT la primera en criticar el modelo impulsado desde el amcrismo, casi desde el mismo momento en que Macri asumió la presidencia. Embanderada con el kirchnerismo (lo confirmó cuando organizó un convite para agasajar a Carlos Tomada, ex titular de Trabajo en el gobierno de Cristina Fernández) y constantes denunciantes del achicamiento del aparato productivo y el recorte de puestos de trabajo, hoy permanece en silencio cuando esas consecuencias se producen en su territorio de actuación.

La reunión fue organizada por los aceiteros en su flamante salón de fiestas (con pirámide de fondo includia) para agasajar al ex ministro Tomada.

Tampoco la “otra” CGT regional, aquella que supo comandar el histórico Edgardo Quiroga, alzó su voz. En todo caso, podrá tener como justificativo su delibitamiento institucional, ya que prácticamente se halla descabezada. Pero tampoco se reconoce desparecdia.

Una de las últimas actuaciones en las que el confederal regional apareció involucrado y con presencia de sus dirigentes fue durante el agónico cierre de Ar Zinc, en Fray Luis Beltrán (en medio del largo conflicto, el secretario general del gremio químico y petroquímico que representaba a esos empleados se fue a trabajar como barman en un crucero en el Caribe).

“¿No leés los diarios, vos?”, respondió con sorna, tiempo atrás, Jesús Monzón para menospreciar la consulta de un periodista que preguntó sobre los motivos de una conferencia de prensa. La respuesta del secretario general relacionaba lo que publicaba en la prensa nacional acerca del cierre de fábricas y despido de trabajares como consecuencia de la política económica neoliberal que impulsa el macrismo. Lo que entonces se denunciaba y adelantaba que sucedería en el Cordón Industrial, y para lo cuál se llamaba a su resistencia, ahora que ocurre, esos mismos dirigentes se ausentan.

 

MÁS NOTICIAS
Murió la mujer que fue atropellada por un tren y que andaba por las vías con auriculares puestos

Murió la mujer que fue atropellada por un tren y que andaba por las vías con auriculares puestos

Caminaba escuchando música a alto volumen y no se percató que venía el convoy. Fue internada y operaba en el Clemente Álvarez, en Rosario. Falleció esta tarde

De terror: encontraron a un cienpiés venenoso dentro de la habitación de una niña

De terror: encontraron a un cienpiés venenoso dentro de la habitación de una niña

Vecinos de calle Tucumán de Maciel encontraron un escolopendras (ciempiés) con un par de colmillos venenosos. En este caso, la alerta fue mayor ya que la especie fue hallada en la habitación de una pequeña.

Violencia escolar: Dos jóvenes se enfrentaron a golpes mientras son filmadas por compañeros

Violencia escolar: Dos jóvenes se enfrentaron a golpes mientras son filmadas por compañeros

El hecho ocurrió en la localidad de Monje, las protagonistas dos menores que concurren al colegio secundario del pueblo