Borracho suelto se agarra a la piñas y se roba dos botellas de fernet antes que caer preso

Un mini raid emprendió un beodo, ayer en San Lorenzo. Quiso robar un comercio, se trabó en lucha con su dueño, escapó e ingresó a otro y se llevó dos botellas, sin pagar

Ayer a última hora de la tarde, un comerciante de calle San Carlos al 2100 se trabó en lucha con un sujeto que quiso asaltarlo.

El delincuente ingresó al local y aborda a una cliente intentando empujarla hacia atrás del mostrador, pero la mujer logra zafar. De inmediato el propietario se traba en lucha y logra sacarlo a las piñas, para entonces darse a la fuga.

Cabe decir que, en esos momentos, el malvivientes se mantenía apenas en pie como consecuencia de un alto grado de alcohol en sus venas.

Al llegar a Tucumán y San Martín, volvió a tomar ánimo e ingresó en un minimercadito del que sustrajo dos botellas de fernet.

Informada ya la policía de los sucesos, salió en su búsqueda hallándolo en calle General López al 2000, donde al descubrirse perseguido arrojó las botellas al interior de un contenedor de basura.

El beodo fue identificado como Rolando A, de 35 años, el cual se encuentra en un estado de ebriedad y exaltación.

 

MÁS NOTICIAS
Capacitación codo a codo: cada vez más mujeres participan de los cursos de UOCRA

Capacitación codo a codo: cada vez más mujeres participan de los cursos de UOCRA

Albañilería, carpintería de obra y hasta soldadura son alguno de los cursos elegidos por mujeres en la escuela de oficios de San Lorenzo.

Tormenta atroz pasó por la región, tumbó árboles y causó grandes daños en el sistema eléctrico

Tormenta atroz pasó por la región, tumbó árboles y causó grandes daños en el sistema eléctrico

Vientos casi huracanados y descargas eléctricas fortísimas fueron la característica de una madrugada complicada. Mucha agua caída en poco tiempo anegó calles

Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Es sabida la crisis por la que atraviesa aquella nación y la cantidad de refugiados esparcidos por el mundo. Un caso conmovedor tanto por quien recibe como por quien da