Feministas: Primera protesta gremial aceitera contra agroexportadora multinacional


Ayer, frente a la planta industrial que Cargill posee en Villa G. Gálvez, fue escenario de una nueva protesta gremial, pero esta vez, convocada por la rama “femenina”.

“Vinimos a trabajar y nos encontramos con que la empresa nos cerró la puerta, argumentando que era un tema de seguridad, cuando es una gran mentira. Los jerárquicos dijeron que habían sido amenazados, y eso es otra gran mentira, porque ellos nos amenazaban a nosotros, diciendo que si ejercíamos nuestro derecho a huelga iban a suspendernos sin goce de sueldo. Es decir que no sólo amenazan, sino que cumplen con sus amenazas”, señalaron las manifestantes.

Tanto esta planta de Cargill, como la de Punta Alvear y Bahía Blanca, fueron las elegidas por sus dueños para reducir medio centenar de operarios, de las que algo más de una docena de operarios aceptaron el retiro voluntario, mientras que el resto, les fue comunicado su despido, rechazado por el sindicato.

Vale recordar que la empresa comunicó,oportunamente, que tales vacantes serían reemplazadas por personal nuevo.

“Es una medida de disciplinamiento”, denunciaron las trabajadoras de Cargill durante la asamblea feminista.

La Asamblea Feminista se realizó con la presencia de trabajadoras aceiteras, pero también de integrantes de distintos colectivos de mujeres, organizaciones gremiales y partidos políticos. “Lo que se expresó es la fortaleza que tenemos como movimiento de mujeres, que somos parte de todas las luchas, también de las sindicales, y cómo vamos cobrando un protagonismo en estos ámbitos que antes no teníamos. Las compañeras hicieron una caracterización de cómo entienden que se originó el conflicto, que está relacionada con el cambio de directivos y la nueva lógica que empieza a ajustar y perseguir en el marco de este gobierno nacional”, expresaron.

El conflicto se remonta a enero pasado, cuando Cargill anunció su propuesta. Desde entonces, se vienen sucediendo reuniones entre las partes, de tono conciliatorio convocadas desde el Ministerio de Trabajo, pero el objetivo no pudo cumplirse. Mientras el sindicato reitera sus medidas de fuerzas, la empresa realizó, en lo que va del mes, dos lock out.

La Federación Sindical Aceitera (FTCIODyARA) comunicó que rige una nueva prórroga de cinco días de la última conciliación obligatoria y el próximo jueves, fecha de vencimiento a dicho plazo, las partes volverán a encontrarse en la sede rosarina de la cartera laboral.

Fuente: El Ciudadano

 

10