Garibaldi volvió a perder en la B rosarina, hoy juega Timbúes

Los beltranenses perdieron su cuarto juego en fila. En esta ocasión como local ante Saladillo por 63 a 53. Los Indios reciben a Maciel y buscarán recuperarse

Garibaldi perdió su cuarto partido consecutivo en la B rosarina de básquet. Los beltranenses perdieron como locales ante Saladillo por 63 a 53 por la séptima fecha.

GARIBALDI (53): Lucas Bello 5, Adán Roskoff 15, Javier Azuaga 0, Franco Cavallero 4, Damián Gaede 7, Guillermo Loasio 2, Jorge Toñanes 8, Mariano Quarantotto 0, Rodrigo Trevisán 7, Franco Sitjar 0, Federico Franzini 5. DT: Román Aguilar.
SALADILLO (63): Lisandro Ríos 26, Juan Manuel García 0, Ezequiel Recio 10, Máximo Pighín 2, Manuel Nobelli 0, Joan Yassogna 4, Noel Moyano 2, Manuel Enrique 12, Giuliano Belardo 7. DT: Fernando Walker.

ESTADIO: Garibaldi
PARCIALES: 14/12 – 28/30 – 39/42
ÁRBITROS: Olga Zucchio – Emiliano Helder

Los Chacareros marchan sextos con siete puntos con un récord de dos victorias y cinco derrotas.

Por la misma categoría, Timbúes recibirá esta noche, a partir de las 21.30, a Maciel en busca de reencontrarse con la victoria.

 

MÁS NOTICIAS
Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Es sabida la crisis por la que atraviesa aquella nación y la cantidad de refugiados esparcidos por el mundo. Un caso conmovedor tanto por quien recibe como por quien da

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

En San Lorenzo será esta tarde en la esquina de los bancos a las 18. “Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio”, manifiestan.

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Miserable ataque de dos supuestos simpatizantes de Central, que huyeron del lugar tras el ataque. Ocurrió en Roldán, luego que los "canayas" ganaran la Copa Argentina