Intendente y sindicalista “K” se pelearon y se acusan por traidores

El despido de trabajadores municipales en Beltrán impulsó al gremialista a montar una protesta. “Cuando ocurrió lo mismo en Bermúdez, no hizo nada”, le retrucaron

Cominelli quiso hacer la gran Cinalli (a su izquierda) al sumir su gestión y sacarse a los nombrados por la gestión anterior.

A los pocos días de la asunción de Mariano Cominelli como intentándote de Fray Luis Beltrán, una de sus decisiones más polémicas fue el recorte de su planta de trabajadores, cesanteando a un medio centenar de agentes, varios de ellos efectivos y otros contratados, que habían sido nombrados, a último momento, por la administración anterior.

Cuatro meses después, el gremio local, con apoyo de la Federación de Trabajadores Municipales (Festram) encauzó una medida de fuerza con huelga y carpa de protesta instalada frente al Palacio Municipal, incluido.

¿Qué piden? La reincorporación de los despedidos, quizás no todos, pero sí de algunos para los que alegan que son efectivos. De hecho, intervino el Ministerio de Trabajo de la Provincia y fueron reincorporados siete, mientras dure el período de conciliación obligatoria dictaminado por la autoridad laboral.

El círculo íntimo del intendente está convencido que la jugada del gremio, identificada en Jesús Monzón, secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Capitán Bermúdez, miembro de la comisión directiva de Festram, y secretario general de la CGT San Lorenzo, es una “traición”.

Es que el reclamo se produce cuatro meses después de los despidos, cuando ya el tema estaba “políticamente” acabado, y además, porque el mismo dirigente, cuando sucedió casi lo mismo al inicio de la gestión de Daniel Cinalli en Capitán Bermúdez, hizo exactamente lo contrario:  apoyó la decisión del Ejecutivo  y responsabilizó al gobierno anterior, coincidentemente también radical, como en Beltrán, de nombramientos políticos.

De esta manera, dos dirigentes que otrora se bufaron de ser kirchneristas, y que no dudaron en atacar las políticas del macrismo, ahora se hallan enfrentados en sus intereses.

Este lunes, vence el plazo de la conciliación obligatoria dispuesto por el Ministerio de Trabajo de la Provincia y por el momento las partes no hallaron una solución consensuada; es más, desde la intendencia se propone abonar un subsidio a ese grupo de empleados, por 90 días, y Monzón reclama su reincorporación.

“Si no hay una oferta superadora, el martes comenzarán los conflictos. Y ya no solo con una carpa de protesta, sino movilizando a los compañeros e invitando a los demás sindicatos a concentrarse y empujar para que esto se resuelva de la mejor manera para los trabajadores despedidos”, declaró el sindicalista a FM 92.5

También denunció que integrantes del gabinete de Cominelli los amenazan (a los despidos reincorporados temporariamente por el Ministerio) conque después del lunes “se van de nuevo”, y que se lo pasan amenazando a otros trabajadores para que no se afilien al sindicato.

Atrás quedaron los tiempos cuando uno y otro, compartían la vida política de la región y militaban dentro del peronismo local, abrazados al kirchnerismo.

 

 

MÁS NOTICIAS
Todo por amor: perdió a su novia y busca recuperarla… hasta con una sensible carta en SL24

Todo por amor: perdió a su novia y busca recuperarla… hasta con una sensible carta en SL24

De manera anónima, el muchacho pidió subir su mensaje de perdón a las redes sociales del medio. “La perdí de manera injusta”, dice. ¿Ella lo leerá? ¿Triunfará el amor?

Discutieron y le pegó un ladrillazo en la cabeza que lo mandó al hospital con estado reservado

Discutieron y le pegó un ladrillazo en la cabeza que lo mandó al hospital con estado reservado

Una pelea entre dos vecinos sucedió el domingo por la noche, en Roldán. Nadie sabe como empezó. La víctima fue intervenido quirúrgicamente

San Lorenzo tendrá paridad de género y los trans podrán ocupar cargos en su condición de mujeres

San Lorenzo tendrá paridad de género y los trans podrán ocupar cargos en su condición de mujeres

Es un proyecto impulsado por el oficialismo y que apunta a reemplazar el cupo de género, del 30 por ciento, por una representación equitativa, es decir mitad por mitad.