Último parte médico del joven baleado en boliche bailable de Capitán Bermúdez

Tiene 18 años y está en el hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, Ahora fue estabilizado y está fuera de peligro

Durante la madrugada del domingo, tres heridos de arma de fuego dejó como resultado una balacera que dos personas iniciaron en las inmediaciones del boliche bailable “Cheeka”, en Capitán Bermúdez.

El ataque fue en la zona comprendidas entre calles San Lorenzo y Francia, a unos 100 metros de la puerta del la disco, desde donde los lesionados habían salido.

Uno de los heridos más comprometidos era un joven de 18 años, identificado como Briton C, oriundo de Rosario y trasladado al hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, donde quedó internado con pronóstico reservado.

Pasado este mediodía, el director del nosocomio, el doctor Ariel González, fue el encargado de informar el último parte, que indica que el paciente ya fue compensado y está consciente y fuera de peligro.

El joven tiene heridas de bala en su abdomen y tórax.

Los otros dos lesionados resultaron ser menores de edad, y no necesitaron quedar internados.

 

MÁS NOTICIAS
#129Aniversario Famosa modelo de la escena nacional llega a Puerto San Martín

#129Aniversario Famosa modelo de la escena nacional llega a Puerto San Martín

Junto a otras mannequins estará en en la muestra de cortes, estilos y peinados a cargo del coiffeur Héctor Gabriel Sánchez

Drogado, se creyó luchador de UFC y rompió el blindex de la comsaría de Puerto San Martín de una patada

Drogado, se creyó luchador de UFC y rompió el blindex de la comsaría de Puerto San Martín de una patada

El hombre fue llevado entre forcejeos a sede policial luego de amenazar a camioneros que ingresaban y salían de Bunge.

#VIDEO Momento en que ladrón llenó el tanque, ataca al playero y huye del lugar sin pagar un centavo

#VIDEO Momento en que ladrón llenó el tanque, ataca al playero y huye del lugar sin pagar un centavo

Luego fue atrapado por la policía. Ocurrió anoche en Granadero Baigorria. El empelado intentó detenerlo, pero resultó infructuoso. Se quedó masticando toda la bronca