A la caza de deudores: ¿Cuántos autos deben patente en la provincia de Santa Fe?


La Administración Provincial de Impuestos (API) detectó más de 70 mil vehículos sin registrar en patente automotor, lo que representa una cifra de más de 200 millones de pesos anuales que no ingresan a las arcas públicas de la provincia. Como resultante de tareas de control basadas en cruces electrónicos de datos con diversas fuentes oficiales, el organismo recaudador estableció que esa cantidad de rodados habrían omitido su inscripción ante el impuesto Patente Unica sobre Vehículos, incluso estando radicados en los registros del automotor dentro del territorio provincial.

De un análisis preliminar surge que la maniobra común en dichos casos consistía en que los propietarios —a veces a través de gestores— realizaban los trámites ante el registro automotor, pero omitían comunicar posteriormente al municipio o comuna de la respectiva localidad para que dicho vehículo sea dado de alta y pague la patente automotor. De esta forma evitaban abonar el gravamen en la provincia de Santa Fe.

Los casos se detectaron en la mayoría de las localidades santafesinas, y el conjunto de vehículos supera las 50 mil motos y los 20 mil automóviles o vehículos pesados, entre los cuales se incluyen autos y camionetas.

El impuesto de patente automotor que deberá tributar este conjunto de vehículos supera los 200 millones de pesos anuales, y de ese total, el 90 por ciento del impuesto corresponde a los municipios y comunas de la provincia, a lo que se suma la deuda por los años anteriores estimada en 500 millones de pesos.

La API pondrá a disposición de cada municipio y comuna la información sobre los vehículos detectados en situación irregular y que, según la información obtenida, se encuentren radicados en tales localidades. Con los datos disponibles, los municipios y comunas podrán intimar a los propietarios de dichos automotores para que regularicen la situación administrativa y abonen el tributo omitido.

Como resultado del mismo proceso, en el sentido recíproco, también se detectaron vehículos que ya no se encuentran radicados en el territorio provincial, cuyos nuevos propietarios habían omitido el trámite de baja del impuesto.

Este proceso, llevado a cabo por la API, es una medida articulada junto a otras que integran un plan sistemático de mejora en la eficacia y eficiencia de la administración tributaria. Por ejemplo, desde el mes de junio, las altas de vehículos cero kilómetro se deben informar mediante un proceso web con uso de clave fiscal, mejorando en calidad, volumen y tiempo la información disponible por la API y con menores exigencias burocráticas al contribuyente.

10