Informe especial: ¿Cómo afecta a la agroindustria local la histórica bajante del Paraná?

La altura del río bajó la línea de los 2 metros y puso en jaque la actividad, generando que grandes buques pierdan hasta 10.000 toneladas por cargamento.

Imágenes drone SL24

Primero las causas. La bajante del río Paraná tiene un origen claro: la sequía que padeció el sur de Brasil. “El descenso de los niveles del Río Paraná y específicamente en el Gran Rosario se debió a un bloqueo de las precipitaciones en Brasil. Este fenómeno es similar al que provocó la grave sequía que afectó al campo argentino en la última campaña 2017/2018”, explicó el Director Científico de GEA Guía Estratégica para el Agro/BCR, Dr. José Luis Aiello,

La consecuencia directa es la bajante del río. La altura de agua en el hidrómetro del Puerto Rosario llegó a ubicarse en 1,85 m, cuando el valor de referencia es de 2,47 metros; mientras que el compromiso la empresa Hidrovía SA, a cargo del dragado y balizamiento del canal navegable troncal del Río Paraná es el de mantener los 10,36 m (34’00” pies de profundidad), contados a partir de los planos de referencia.

La ecuación es sencilla: menos agua, menos altura, menos capacidad de carga. Esta menor carga, especialmente en el Gran Rosario implica costos logísticos y de transporte mayores que deberá ser afrontado por las industrias, puertos y operadores de la zona.

Vale recordar en este punto que en el Gran Rosario se localiza el 78% de la capacidad teórica de procesamiento nacional de semillas oleaginosas. En 70 km de costa que van desde Arroyo Seco a Timbúes, con epicentro en la ciudad de Rosario, se localizan 29 terminales portuarias, de las cuales 19 despachan granos, aceites y subproductos, contando 12 de ellas con fábricas procesadoras propias. Además, existen otras 8 fábricas aceiteras en la zona, totalizando 20 industrias que demandan poroto para fabricar aceite y harina, entre otra multiplicidad de derivados oleaginosos.

En los últimos 5 años, la diferencia es notable y muestra la gravedad de la bajante actual.

Esto se traduce en que decenas de buques que tienen como objetivo los puertos de la región no pueden disponer de toda su capacidad de carga. Específicamente, las operaciones de carga descarga de mercadería de buques se encuentran obstaculizadas por la bajante.

Esto se traduce en la pérdida de carga que se genera por no contar con 34 pies de profundidad por la bajante y tener 2 pies menos de profundidad. En los buques más grandes se pierde de cargas entre 3.200 y 4.300 tn.

Buena perspectiva

El Dr. José Luis Aiello explicó que “las perspectivas climáticas a corto y mediano plazo serían favorables para revertir esta situación hidrológica que afecta a toda la Hidrovía Paraná-Paraguay y especialmente al Complejo Industrial Oleaginoso y portuario del Gran Rosario”.

“Según los pronósticos, el sur de Brasil recibiría montos adecuados de lluvia y este hecho mejoraría la situación- desde el punto de vista de caudales- de la cuenca que comprende los ríos del Paraná y Uruguay. Esto significa, en términos sencillos, que todo parece evidenciar que empezará a llover en Brasil pero que puede haber fenómenos que generen cambios en esta previsión”, expuso el especialista.

MÁS NOTICIAS
Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Quién es el timbuense que albergó y dio trabajo a dos venezolanos exiliados

Es sabida la crisis por la que atraviesa aquella nación y la cantidad de refugiados esparcidos por el mundo. Un caso conmovedor tanto por quien recibe como por quien da

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

Tras la denuncia contra Darthés, “silbatazo” contra el abuso sexual en todo el país

En San Lorenzo será esta tarde en la esquina de los bancos a las 18. “Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio”, manifiestan.

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Tiran bombas de estruendo en el interior de su casa solo por ser un hincha de Newell’s

Miserable ataque de dos supuestos simpatizantes de Central, que huyeron del lugar tras el ataque. Ocurrió en Roldán, luego que los "canayas" ganaran la Copa Argentina