Vieron venir a la policía, tiraron la moto al diablo y escaparon corriendo a lo loco

Eran dos sujetos que intentaban evitar el encuentro con los agentes. Fue ayer, en Fray Luis Beltrán. Sus susodichos se evadieron a través del predio de la abandonada Ar Zinc

Los dos delincuentes huyeron a través de la ex fábrica. La moto tenía pedido de secuestro por robo.

Anoche, alrededor de las 22, dos muchachos que viajaban a bordo de una moto, por calle Sargento Cabral al 300, de Fray Luis Beltrán, protagonizaron una situación más que curiosa que alertó a una patrulla policial que transitaba por ese lugar.

Es que los motociclistas, al observar venir a los agentes, detuvieron el rodado, lo dejaron tirado en medio de la calle y salieron corriendo.

Eso fue más que suficiente para que los uniformados comprendieran que algo extraño ocurría y salieron en su búsqueda. A pesar de su intención, no pudieron dar con ellos, ya que en un momento los cacos ingresaron al lote de la abandonada Ar Zinc, y “desaparecieron”.

En cuento al rodado, se constató que era una moto Corven 110 cc que disponía un pedido de secuestro por robo, perpetrado el día anterior.

MÁS NOTICIAS
“El ajuste que hace este gobierno sobre el pueblo, se lo regala a las agroexportadoras”

“El ajuste que hace este gobierno sobre el pueblo, se lo regala a las agroexportadoras”

Edgardo Quiroga, referente histórico del movimiento sindical local, arremetió contra la principal industria de la región

#ParoGeneral: Escasa actividad comercial en el Cordón Industrial a primera hora de hoy

#ParoGeneral: Escasa actividad comercial en el Cordón Industrial a primera hora de hoy

La avenida San Martín, en San Lorenzo, centro comercial por excelencia, muestra un panorama poco habitual con muchos comercios cerrados

Gabriel Strumia pasa sus días preso a la espera del juicio y preocupado por la salud de su esposa

Gabriel Strumia pasa sus días preso a la espera del juicio y preocupado por la salud de su esposa

El principal acusado por la muerte de Paula Perassi está detenido en Piñeiro. “Está muy deprimido porque su esposa no está bien”, confió su abogado a SL24. Se abrió una cuenta de Instagram a su nombre.