Manejaba un bus escolar y para desviar un control de tránsito abandonó a 15 chicos

Una mujer denunció que el conductor del transporte escolar que debía llevar a su hijo quiso evadir un control y llevó a quince chicos que tenía a su cargo hasta una casa de comidas rápidas ubicada a dos cuadras de la escuela.

El hecho se produjo ayer al mediodía. Victoria G. denunció que poco después del mediodía aguardaba en su casa la llegada de su hijo de 8 años que concurre a la Escuela República del Líbano, ubicada en avenida Jorge Cura y Santiago.

De acuerdo a los datos que trascendieron, el niño debía volver a su casa en un transporte escolar, a cargo de Jorge T. Según la denuncia presentada en la seccional 15, a escasos metros del establecimiento educativo, personal de Tránsito municipal realizaba un operativo de control y para evitar la inspección, el conductor de la Traffic retiró a los niños de la escuela y los llevó caminando hasta la sucursal de Mc Donal’s ubicada en la esquina de Oroño y Jorge Cura.

Quince chicos quedaron solos en el fast food, ya que el transportista se retiró del local para buscar el vehículo. Poco después, se comprobó que esa persona no tenía la documentación pertinente para prestar el servicio de traslado de escolares.

MÁS NOTICIAS
El conductor que mató a una nena de 11 años en Bermúdez permanecerá preso

El conductor que mató a una nena de 11 años en Bermúdez permanecerá preso

Manual Ávalos de 42 años atropelló a Irupé López el martes pasado y se escapó del lugar del accidente tras hacerlo. Venía realizando maniobras “imprudentes” y tenía vencido su carnet de conducir.

Provincia fijó posición sobre el derrame de aceite en el Paraná

Provincia fijó posición sobre el derrame de aceite en el Paraná

A través del Ministerio de Medio Ambiente, el Estado provincial llegó a la zona para ver lo sucedido el pasado martes.

Derrame de aceite tiñó el río de color naranja en Puerto San Martín

Derrame de aceite tiñó el río de color naranja en Puerto San Martín

La sustancia viene de la empresa Buyatti, alcanzó una alcantarilla y terminó, vía desagüe, en las aguas del río a metros del muelle de la empresa Bunge. Confirman que no es una sustancia contaminante.