¿Qué tienen los pobres en la cabeza?

Mayra Arena, que viralizó una carta hablando sobre la pobreza, dio una charlta TED contando su experiencia de vivir de manera marginal. Conmovedor relato.


Mayra Arena, la chica que en marzo escribió una carta sobre los pobres y se viralizó fue protagonista de una charla TED en Bahía Blanca. Durante poco más de diez minutos realizó un emocionado ensayo sobre “¿Qué tienen los pobres en la cabeza?”.

La joven se presentó ante el público como alguien que tiene “casi todos los estigmas de los pobres”. Hija de madre adolescente y sin padre al igual que su “montón de hermanos”, dejó la escuela a los 13 y fue mamá a los 14. Como disparador de la charla contó un episodio que vivió de pequeña cuando la invitaron a jugar a la casa una amiga y pidió ir al baño. Allí, luego de unos segundos de duda, confundió el bidet con un segundo inodoro destinado, así lo creyó durante mucho tiempo, para haces pis.

Rememoró que la pobreza comenzó a percibirla más evidente cuando fue a la escuela, todos tenían útiles y ella iba con los que daba el Estado. “Mis compañeros me veían con una cartuchera del Hombre Araña y una carpeta con motos y me decían que eran cosas de varones”, recordó. Después de mentirles que los llevaba porque le encantaban , agarraba de los pelos a quien le hacía ese comentario. “La violencia empieza a ser una forma de vengarse de los demás por todo lo que tienen y vos no. Así incorporamos la idea de que nos tienen respeto porque somos violentos”, dijo.

“¿Con qué necesidad?, se pregunta la gente cuando nos ven con zapatillas que cuestan una fortuna”, introdujo sobre otro comentario estereotipado acerca de la conducta de los pobres. “La realidad es que después de tantos años con zapatillas encontradas en la basura y útiles del Estado o ropa heredada del primo, o camperas donadas por la iglesia o un vecino, el día que podés comprar, no te alcanza con poder comprártelo se tiene que notar que te la compraste”, explicó. “Nos sentimos mucho menos pobres porque pensamos que ya no se van a dar cuenta los años que pasamos con otras zapatillas”, agregó Mayra.

10