Su esposa lo dejó porque era tan gordo que no podía tener sexo

Él decidió darle un cambio a su vida y perdió 100 kilos


Una mujer dejó a su marido porque había engordado demasiado y él, a pesar de la depresión que ésta situación le produjo decidió darle un nuevo rumbo a su vida y terminó perdiendo 100 kilos en el proceso.

Stephen Ringo llegó a pesar 186 kilos. Este programador de computadoras llegó a un punto en el que no podía atarse los cordones o tener sexo con su esposa, lo que motivo que ésta decidiera terminar la relación.

Solo y deprimido, Ringo comenzó a ir al gimnasio a diario y a comer mejor. Dejó la comida chatarra y empezó a consumir vegetales, pollo y verduras.

“Después de terminar, siempre me sentí tan mal conmigo mismo. Me odié a mí mismo. Era casi tan redondo como ancho. Mis pantalones eran de 60 pulgadas y yo tenía 67 pulgadas de alto“, cerró el protagonista de esta historia.

10