Discutieron y le pegó un ladrillazo en la cabeza que lo mandó al hospital con estado reservado


Un nuevo caso de violencia e intolerancia social se registró, este pasado domingo, en una finca de Roldán.

Precisamente, en una casa sita en calle Independencia al 900 se estaba celebrando un cumpleaños y uno de los invitados comenzó a discutir con el dueño de una propiedad lindera por motivos que no fueron dilucidados.

La discusión fue subiendo de tono al extremo que lo gritos y los insultos pasaron a la violencia física: uno de ellos recibió un ladrillazo en su cabeza que le generó su traslado a un nosocomio de Rosario donde fue intervenido quirúrgicamente.

El agresor fue detenido y puesto a disposición d ela Justicia.

La víctima, oriunda de Funes, sigue internada y con pronóstico reservado.

Fuente: elroldanense

10