No estaba desaparecido, simplemente estaba aburrido de vivir en Ricardone


Lucas Daniel Gallo, de 17 años de edad, se fue de su casa sin avisar el pasado jueves. Vivía, desde hace pocos meses, junto a su madre en la localidad de Ricardone. Su madre, justamente, fue la que dio aviso a la policía, puesto que el joven se fue sin decir nada y dejando un sórdido rastro tras él.

Enterada la policía local del hecho, comenzó una corta investigación para dar con el muchacho. Y de inmediato surgió la pista del lugar donde antes vivía: un pequeño poblado en medio de la provincia de Chaco llamado “Villa Ángela”.

“El 25 se ausentó de su domicilio y surgió la posibilidad de que pueda estar en Villa Ángela, la ciudad donde vivía. Se trabajó con la Comisaría 1º de esa localidad y el sábado dimos con él. La mamá fue a buscarlo y estaba bien”, relató Comisario Víctor Leiva, jefe de la Comisaría de Ricardone.

En el Chaco, el joven tiene gran parte de su familia y amigos. Esos lazos, sumados al aburrimiento de vivir en Ricardone, lo habrían empujado a tomar tamaña decisión.

 

10