Cansado que lo quieran robar, le rompió la mandíbula de una piña a reconocido ladronzuelo


Un nuevo episodio de violencia se vivió este fin de semana producto de la intolerancia, pero más aún, de la desidia que impone la actual legislación en materia penal.

El sábado por la noche, un hombre terminó detenido por golpear a otro y destrozarle la mandíbula de un puñetazo. Cualquier discusión y/o situación que acabe como tal muestra, de mínimo, un marcado grado de intolerancia que nunca podrá ser justificable.

Sin embargo, no puede dejar de indicarse que el agresor, en este caso, era víctima de un intento de robo por parte de un joven ladronzuelo que tiene a mal traer a todo un barrio.

El hecho aconteció en el Barrio El Sol, en Puerto San Martín, este pasado sábado por la noche.  Cuando el dueño de casa regresaba a su hogar lo encuentra intentando ingresar, lo que motivó una discusión entre ambos y un pedido para que se retirara, a lo que el caco hizo caso omiso. Ergo, lo agarraron de los pelos, lo tiraron para atrás y le pegaron una fuerte trompada en sus maxilares.

Tras el aviso a la policía por parte de los vecinos, uno y otro acabaron detenidos: uno por “agredir” al otro, en este caso el dueño de la casa, y el otro por “intento de asalto”, en este caso, el reconocido caco.

De acuerdo a lo informado por FM 101.1, de San Lorenzo, el ladrón es un joven de unos 20 años que tiene agudos problemas de adicciones.

 

10