Ni fu ni fa con Buyatti: Sigue cerrada y no hay indicios ciertos para que pueda volver a producir

Gremio y empresarios se reunieron y Buyatti ratificó su decisión de no reabrir por cuenta propia y esperar a que aparezca algún interesado para alquilarla


La comisión directiva sindical a pleno del SOEA se reunió con los empresarios en la sede del Ministerio de Trabajo, en Rosario.

Tras varios reclamos y reuniones fallidas, finalmente integrantes del directorio de Buyatti y miembros de la comisión directiva del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) se entrevistaron en sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia y analizaron el presente y futuro de la planta industrial radicada en Puerto San Martín, paralizada desde enero del año pasado.

Lo cierto es que, a pesar de las expectativas de sus trabajadores por mantener la fuente de empleo, nada indicia que esto pueda suceder, pero tampoco hay alguna decisión que indique lo contrario.

Desde la empresa no se dio una respuesta contundente y solo se limitaron a informar que se mantienen tratativas con algunos posibles interesados, pero que hasta ahora, dichas negociaciones no arrojaron resultado alguno; ergo, la fábrica permanece cerrada.

“Se mencionó la posibilidad de interesados, entre ellos Renova, pero no hay nada firme aún, incluso se especula con la próxima cosecha de soja para que se reactive el predio local”, indicaron fuentes sindicales.

En consecuencia, las partes acordaron volver a reunirse el próximo 18 de diciembre, apenas días antes que finalice el proceso preventivo de crisis que rige en la actualidad y que les permite al poco más del centenar de obreros cobrar, cada mes, un proporcional de su sueldo.

¿Qué será del futuro de Buyatti?

Por el momento, sigue reinando la incertidumbre, pero hay algo que volvió a ratificarse: los dueños no tienen intenciones de reactivar la producción por cuenta propia y todo queda supeditado a que alguien alquile sus instalaciones para procesar soja para un tercero (fasonear) bajo una condición poco seductora para cualquier empresario como lo es un personal “extraño” y con salarios altos devenidos por su antigüedad.

 

10