Prostituían a una orangutana a la que depilaban y maquillaban

Se trata de Pony, a quien explotaban en un burdel de Borneo, Indonesia. Unos 35 policías debieron intervenir en su rescate hace 15 años atrás. Una extensa recuperación le permitió dejar atrás el trauma por las múltiples violaciones


Una orangutana tardó 10 años en recuperarse del trauma que le provocó haber sido explotada sexualmente en un burdel de Indonesia, hace 15 años atrás. El animal era rasurado y maquillado para ser violado por hombres que pagaban por ello. Vivió encadenada y encerrada en el lugar hasta su rescate.

De acuerdo a lo que publica Infobae.com, Pony, es una orangutana a la que sometían sexualmente en burdel en Indonesia, en la ciudad de Borneo. De acuerdo a lo que se conoció, los clientes se acercaban al local y por un par de libras podían abusar de la simia. Se trataba, en su mayoría, de trabajadores agrícolas que, procedentes de las zonas de campo colindantes, solicitaban la compañía de Pony.

La Autoridad Central de Conservación y Recursos Naturales de Kalimantan (BKSDA) en colaboración con la Fundación desarrollaron una investigación que derivó en la liberación del animal, procedimiento que requirió hasta 35 policías armados ya que los propietarios del burdel amenazaban a los rescatadores con armas y cuchillos. La fuente de ingresos que generaba la orangutana era tal que los dueños se negaban a entregarla.

Aunque se desconoce con exactitud el tiempo que Pony fue torturada como esclava sexual en el local, sí se sabe que la separaron de su madre cuando solo era un bebé. Encadenada a una de las estancias del local, era perfumada diariamente y rasurada. Los numerosos cortes que le provocaban con las afiladas cuchillas le irritaban la piel y le producían llagas.

Según explican sus cuidadores, Pony ha tardado diez años en recuperarse. Al principio, únicamente era atendida por mujeres, pues sentía un miedo atroz hacia los hombres, quienes solían violarla durante su reclusión en el burdel.

10