Sin incentivos arancelarios es más barato exportar soja que industrializarla


Julio Calzada - Director de la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario
Los competidores globales de la agroindustria Argentina tienen entre sus principales objetivos proteger el agregado de valor en sus territorios. Es decir priorizan la importación de poroto de soja sin procesar, para luego industrializarlos y así motorizar sus industrias oleaginosas.
En Argentina la medida adoptada por el gobierno de eliminar el escalonamiento arancelario en los derechos de exportación, que permitían neutralizar y/o equiparar parcialmente las políticas proteccionista de los países importadores y competidores directos de nuestros productos, esta haciendo que sea más barato exportar porotos de soja sin procesar que harina de soja y aceite. La Bolsa de Comercio Rosario estimó que en la actualidad los derechos de exportación por una tonelada de poroto de soja tributa 90 dólares mientras que una tonelada de harina de soja o aceite debe tributar 100 dólares.

La harina y el aceite de soja a sus vez tienen la ventaja de contar con más destinos de exportación que el poroto sin procesar (único comprador China), lo cual disminuye los riesgos de no poder colocar nuestras producciones en el mundo y brinda mayor estabilidad a las exportaciones nacionales, considerando que la harina de soja es el producto más importante de la balanza comercial argentina con casi 10.000 millones de dólares. La decisión del gobierno en la quita del escalonamiento en los derechos de exportación agravaría  aún más el cuadro argentino, ya que el país viene perdiendo participación en la molienda mundial de soja, su restablecimiento del escalonamiento arancelario ayudaría a potenciar y aumentar la industrialización (como vino sucediendo desde 1990), y mejorar así nuestra participación en la molienda global.

Informe completo BCR

 

Fuente: BCR News

10