Aceiteros cerraron bono anual de 30.000 a 50.000 pesos, más aumento salarial para enero próximo


Tras varias reuniones, el sindicato local y las empresas radicadas en la zona firmaron un aumento de salarios y valor de premios.

El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) del departamento San Lorenzo, finalmente firmó su acuerdo paritario 2018 con un ajuste anual de 42,5 por ciento y reconoció un aumento de 23 por ciento a partir de enero venidero.

El entendimiento se suscribió ayer a última hora de la tarde en sede de la Secretaría de Trabajo de la Nación, en Buenos Aires, y además del gremio participó el grupo de empresas que tiene sus industrias radicadas en esta región.

El acuerdo final fue similar al convenido días atrás por la Federación de Trabajadores Aceiteros, pero que el sindicato sanlorencino (está desfederado) intentó superar.

Los números que sindicato y empresas convinieron son los siguientes:

-Paritarias 2018: 42.5 por ciento de aumento.

-Paritarias 2019: 23 por ciento en enero para rever en julio.

-Presentismo: 4.326 pesos.

-Bono de fin de año: 30.548 pesos para la categoría inicial hasta cerca de 50.000 pesos para las más altas.

Los aumentos de 6 por ciento que algunas empresas de la zona abonaron con los salarios de septiembre y octubre, respectivamente, también serán pagados ahora por aquellas otras que no lo hicieron oportunamente; una vez consumado dichos valores se liquidará el sueldo de diciembre con el proporcional restante de los distintos incrementos otorgados a lo largo del año hasta arribar al aludido 42,5 por ciento.

Respecto al sueldo de enero próximo se sumará el 23 por ciento de aumento, con lo que un operario de categoría mínima pasará a cobrar un mínimo de 45.000 pesos, que si se le suma el presentismo, orillará los 50.000.

Acerca de los bonos de fin de año se convino pagarlos en una sola vez, pero entre el 15 y 20 de enero, a pedido de la entidad gremial. Será una gratificación única que no estará sujeta a descuento alguno.

“Estamos conformes con este acuerdo, pero también preocupados por los aumentos que ya se anunciaron en servicios y por la inflación que se prevé para el año entrante”, deslizó el secretario general de  esta organización obrera, Pablo Reguera, en declaraciones formuladas en un micro radial que el sindicato tiene contratado en FM 93.5 de la localidad de Puerto San Martín, donde además lanzó: “Estamos pensando que para marzo vamos a estar otra vez golpeando la puerta del Ministerio (por la Secretaría de Trabajo de la Nación) y de los empresarios para pedir un nuevo incremento salarial”.

Ahondando en el convenio suscripto, Reguera reconoció que durante las negociaciones “se pudo sacar lo más que se pudo sin necesidad de recurrir a un conflicto del que nadie sabía como podía terminar; es verdad que en algo cedimos pero hay que reconocer que sacamos igual una buena partida”.

El sinceramiento del dirigente, sin que nadie se lo solicitara, tiene mención al posicionamiento público que el gremio había expuesto y que consistía en un premio de fin de año con un aumento de 42.5 por ciento respecto de lo pagado el año pasado. Esa cifra no se reconoció, y si bien el empresariado inició ofreciendo un incremento de 25 por ciento, acabó cerrando por cerca del 33 por ciento.

Puertas adentro, este acuerdo le sirve al empresariado para sostener las internas que la federación nacional y el sindicato local entablan cada vez que les toca debatir sobre aumentos salariales, pues cada uno quiere demostrar cuál tiene más poder en la obtención de mayores beneficios; esta vez uno y otro suscribieron lo mismo, más allá de las connotaciones que seguramente uno y otro intentarán darles.

 

10