Recaudó la plata para pagar la fiesta de graduación y desapareció sin recibir el diploma por terminar 5º año


La casona alberga ala escuela para adultos. El caco es un mitómano y estaría escondido en Entre Ríos.

Los alumnos del 5º año de la escuela de enseñanza media para adultos nº 1.299 (Eempa) N° 1299, ubicado en calle Córdoba 2635, en Rosario, se quedaron sin fiesta de graduados.

Es que dinero que habían recaudado para pagar los gastos de la cena fue dado en guarda a quien consideraban el mejor compañero: Marcos, de 27 años de edad.

Nadie en todo el curso dudó de él, hasta que un día desapareció y nunca más pudo ser ubicado.

“Se ganó la confianza de todos y se lo tragó la tierra. Actuamos de buena fe y nos perjudicó. Lo llamamos por teléfono, fuimos hasta la puerta de la casa en distintos horarios y lo escrachamos en redes sociales. La plata ya la dimos por perdida”, relató uno de sus compañeros de clase.

Cuando se dispusieron a organizar esta fiesta, Marcos propuso hacerse cargo, y para ello, aseguró que tenía contratado un salón del club social Argentino Sirio, de Italia al 900. “Él dejó una seña de 9.600 pesos y tenía que dejar la mitad. Nunca lo hizo. Después el encargado tuvo la buena voluntad de devolvernos ese dinero que ya lo repartimos entre todos”, contó otro de los alumnos.

En cuestión de semanas los alumnos juntaron unos 65 mil pesos y se los entregaron a Marcos. Tenían la ilusión de festejar su fin del ciclo secundario que tanto esfuerzo les costó, ya que la mayoría son trabajadores y a nadie le sobra nada.

El alumno señalado por quedarse con el dinero es oriundo de Entre Ríos y sus ex compañeros intuyen que debe estar escondido o en esa provincia. “Al escracharlo en las redes sociales, saltó gente que lo conocía de esa provincia y aseguraron que es cleptómano”, indicaron.

Fuente: El Ciudadano

10