Robaron en Vicentín e hicieron un pasamanos para vender el botín


Empleados de una empresa contratista que realiza tareas dentro de la agroexportadora Vicentín, en San Lorenzo, sustrajeron dos guinches marca TGM GAN-MAR, con su correspondiente cabreste trifásico completo, que tiene un valor comercial de unos $50.000.

Tras practicarse la denuncia, el personal policial inició las tareas investigativas descubriendo que en una cuenta de Facebook, perteneciente a Gustavo César Y, se publicaba un elemento similar al robado. Haciéndos pasar por un posible comprador, los uniformados se contactan con el susodicho y con una orden de allanamiento se dirigen hasta su domicilio, en Puerto San Martín, alq ue acceden, pero no hallan el botín.

Consternado, el apuntado reconoce que solamente publicó el aviso haciéndole un favor a su vecino, quien se supone tenía los valiosos ganchos.

Cruzando la calle llegan a esta otra casa e interrogan al morador, quien informa que la persona buscada estaba trabajando, a esa hora, en Vicentín, por lo que la comisión se traslada hasta la cerealera, se entrevista con la gerencia, a la que le explican lo acontecido y hacen llamar a Roberto D, de 39 años de edad y le hacen saber lo relatado por su vecino.

De regreso a Puerto San Martín y ya en su domicilio se encuentra el botín, pero Roberto D dice que solo lo tenía porque le fue dejado por un tal Franco, que vive en Capitán Bermúdez.

En aquella ciudad, y con los datos recogidos, la policía acude a otra morada, en calle Mármol 397, donde se le dice que el hombre buscado se había ido a vivir a Granadero Baigorria y cuyo paradero desconocía desde entonces.

En conclusión, la investigación se cerró y quedó detenido el llamado Roberto D, acusado por encubrimiento de robo.

 

10