Seis consejos para sentirte bien después de “la comilona” de Navidad


Además de ser grandes momentos para encontrarse y compartir recuerdos con la familia, Navidad y Año Nuevo suelen ser dos ocasiones para comer todos los platos que no se prueban durante el resto del calendario.

Algunos de los alimentos clásicos de las fiestas de fin de año son la ensalada rusa, los tomates rellenos, el vitel toné, el matambre, el pan dulce, los turrones, y también, no pueden faltar las bebidas alcohólicas para el brindis y la posterior celebración.

Por eso mismo, los días siguientes a estas celebraciones muchos se levantan con malestar y con la sensación de pesadez. Para evitarlo, puede resultar de gran ayuda seguir algunos consejos que dos nutricionistas indicaron con el objetivo de ayudar al cuerpo a pasar las festividades de la mejor manera posible y con el mayor disfrute alcanzable.

Lo que sí, ambas profesionales dejaron muy en claro que no existen las recetas mágicas, ni tampoco los jugos o licuados que prometen sacar la sintomatología ya existente.

Cantidades

En primer lugar, la licenciada en Nutrición Sol Mac Mullen explicó que es importante controlar las cantidades de alimentos que se comen al día siguiente de las celebraciones.

“Lo ideal es tratar de moderar la porción, si uno sabe que va a comer la misma comida que el día anterior (cosa que muchas veces pasa), lo que hay que hacer es obviamente tratar de disminuir un poco las cantidades”, aclaró.

Verduras

En este mismo sentido, sostuvo que es muy importante acompañar el plato con verduras. “Siempre hay que tratar de que más de la mitad o al menos la mitad del plato sea con verduras, lo que va a hacer que la comida caiga más liviana”, añadió.

Tomar agua

Del mismo modo, la nutricionista indicó que “hay que tratar de evitar el alcohol al día siguiente y estar bien hidratado”, por lo que se recomienda beber mucho agua.

No repetir la comida de las fiestas en la semana

Aunque este tip sea difícil de llevar a cabo porque nadie quiere desperdiciar los alimentos que sobraron de las fiestas, el principal consejo de Mac Mullen es frizar la comida y, en caso de la Navidad, comerla después en la siguiente celebración porque no es bueno “seguir toda la semana comiendo lo mismo”.

“No hay mucho secreto, no hay algo mágico que va a hacer que uno se sienta mejor, simplemente hay que tratar de tomar mucho agua, evitar el alcohol, aumentar la cantidad de verduras y reducir el tamaño de las porciones”, cerró.

No existen las dietas mágicas

En relación a esto, la licenciada en Nutrición Yamila Palloni coincidió en que no hay dietas mágicas, por lo que para poder contrarrestar la comida que consumimos de más en estas fechas, la realidad es que “hay que retomar la alimentación habitual y equilibrada, sin caer en una paranoia. Sin caer en dietas locas”, aseguró.

El cuerpo no necesita desintoxicarse

Además, indicó que es falsa la teoría que dice que después de comer mucho el cuerpo necesita desintoxicarse con jugos o licuados especialmente preparados.

“Nuestro cuerpo tiene dos órganos especialmente destinados para eso, que son el hígado y el riñón. No necesitamos de manera externa desintoxicar el cuerpo con nada, no hay ninguna bebida, ningún licuado ni nada por el estilo. De hecho, no hay alimentos que nos ayuden a hacerlo”, sumó, al mismo tiempo que aclaró que lo único importante después de las fiestas de fin de año es “alimentarse sanamente con todos los nutrientes que el cuerpo necesita y en la cantidad correcta, como lo hacíamos antes de las fiestas”.

No instaurar las fiestas en todo el mes de diciembre

Del mismo modo, Palloni explicó que no hay ningún problema con disfrutar durante dos días de forma moderada de la comida de la Navidad o el Fin de Año, aunque lo importante es evitar que las fiestas se “instauren en todo el mes de diciembre”.

“Hay que evitar que todo el mes sea de fiestas de fin de año. Al comenzar tu semana habitual sólo deberás alimentarte saludablemente como lo venías haciendo, y vas a ver como todo vuelve a sus caudales”, aseguró para finalizar.

 

10