El hospital Eva Perón se convirtió en “un verdadero infierno”

Médicos y pacientes se quejaron de la falta de aire acondicionado en salas sensibles de la institución. Quejas reiteradas desde el nosocomio.


“Un infierno”, con esas dos palabras médicos y pacientes describían la jornada vivida ayer en el servicio de guardia y en el area de maternidad del Hospital Eva Perón. Sin aire acondicionado ni ventiladores y con más de 30 grados de temperatura, la estadía en el centro de salud “era imposible”, según denunciaron familiares de los pacientes. Los médicos reclamaron mejores condiciones de trabajo.

El edificio del efector de la localidad de Granadero Baigorria tiene ya más de 60 años y, con frecuencia, sus instalaciones dan cuenta de la antigüedad. La calurosa jornada del martes pasado volvió a exponer las deficiencias del sistema de climatización.

“Tanto en invierno como en verano, los problemas para acondicionar el edificio son frecuentes. Es una queja que existe hace años”, señaló Mauricio Priotti, delegado de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra).

Desde el Ministerio de Salud de la provincia, indicaron que “sólo hubo un desperfecto en el sistema de aire acondicionado central” y que ya se estaba trabajando para repararlo (ver aparte).

“Irrespirable”

Lo cierto es que el martes por la tarde, los familiares de los pacientes aseguraron que “era imposible” permanecer en las salas de la maternidad por el intenso calor. “Era irrespirable”, indicaron y aseguraron que algunas familias decidieron retirarse sin esperar el alta “porque era insoportable estar”.

El sector de maternidad no es el único del hospital afectado por la falta de aire acondicionado. “Si salís del office de los médicos, donde sí hay climatización, se hace imposible trabajar”, aseguran los profesionales.

En el office de enfermería el calor de combate con ventiladores, pero tampoco alcanza ni resulta aséptico “porque barren los microbios de un lado para el otro”.

La guardia del hospital es una habitación alargada, tipo chorizo, dividida en cuatro sectores. En el de internación hay cuatro camas para varones y cuatro para mujeres, dos sectores de aislamiento para pacientes con problemas respiratorios y para quienes padecen problemas subjetivos (ansiedad, angustia o brotes psicóticos) y una gran área con 16 camillas que se usan para evaluar a los pacientes, tanto niños como adultos.

“Todos están en el mismo espacio que, sin aire acondicionado, se convierte en un horno”, señalan los médicos y afirman que la mayoría de las veces “los enfermeros o camilleros comparten los ventiladores con los pacientes” porque en la guardia no hay ventiladores.

Quejas constantes

El delegado de Amra advirtió que “la queja de los pacientes y familiares respecto a las condiciones en las cuales están internados es frecuente, muchas veces no es tan notoria porque la gente está muy agradecida al personal. Pero, claramente, las condiciones no son las ideales para los pacientes, sobre todo para los que están en estado crítico y pueden pasar más de un día en la guardia hasta que se libere una cama en el hospital”.

Exponer a los pacientes a elevadas temperaturas, explicó, afecta particularmente a quienes están deshidratados, tienen fiebre o dificultad respiratoria. “Su malestar se exacerba por las malas condiciones dentro de la guardia”, sostuvo.

El médico recordó que “el problema se viene planteando desde el año pasado a la dirección del hospital”, pero la solución se posterga.

El médico apuntó que las falencias edilicias forman parte de las condiciones de trabajo de los médicos. “Frente a los reclamos de las familias del paciente, el que se expone es el médico, pese a que sean situaciones que no hacen al acto médico. Y muchas veces los conflictos se relacionan con estas cuestiones”, explicó y recordó una encuesta realizada en el mismo hospital mostró que el 80,1 por ciento de los profesionales presentó al menos un episodio de agresión en el último año, de los cuales 86,8 por ciento fue en forma verbal y 13,2 por ciento física-verbal.

Fuente: La Capital

10