Gremio posterga plan de lucha en Fabricaciones Militares por el feriado de Año Nuevo


Siempre se dice que con la llegada del verano, las acciones se lentifican. Sea porque ya se piensa en las merecidas vacaciones, o porque el insalubre calor potencia a que se postergue cualquier acciones que así pueda hacerse, o porque la distensión de todo cierre de año inconscientemente retrasa cualquier decisión y/o programación.

Este ejemplo bien parece caberle a la dirigencia sindical de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en relación a los despidos (o no renovación de contratos laborales) comunicados en Fabricaciones Militares de Fray Luis Beltrán, que en esta ocasión fueron 15, pero que si se suman a lo acontecido en otros predios bélicos del país, podrían orillar al centenar.

La semana pasada, y después de varios días d espera y cabildeos, la dirección de Fabricaciones Militares confirmó el recorte de una quincena de puestos de empleo en el predio beltranense, lo que impulsó a los dirigentes gremiales a llevar adelante asambleas, parar la actividad, cortar la ruta y prometer acciones tendientes a que se revierta, de forma inmediata, tamaña resolución.

Sin embargo, tras el fin de semana sobrevino un lunes aplacado por el rigor del calendario (último día del año) y con el asueto administrativo para el personal de la actividad pública, más una jornada de intenso calor que potenciaba la quietud interna en la mayoría de los mortales que habitan esta región. Y ayer fue feriado por el Año Nuevo ¿Y hoy?

Por el momento, no hay una decisión adoptada por la comisión directiva del gremio para llevar adelante una medida de fuerza, movilización y/o toma del predio a manera de rechazo por las cesantías comunicadas.

A pesar de los discursos y las promesas de un plan de lucha inmediato, pesó más el fin de semana largo con Año Nuevo incluido que la acción que sindicalistas y trabajadores pudieran emprender. Y no es una observación editorial, sino que fue un reconocimiento que Alberto Labudia, delegado gremial local, hizo público durante un reportaje efectuado en FM 92.5 Black, de San Lorenzo, admitiendo que recién en los próximos días, cuando se termine por confirmar las cesantías  en otros puntos del país y se llame a una asamblea de carácter nacional, recién entonces podrá informarse los pasos a seguir.  Está claro que el fin de semana y el Año Nuevo dilataron todo.

Tampoco la CGT San Lorenzo, órgano clasista por excelencia en el Cordón Industrial, con un historial que guarda acciones de lucha tendientes a defender los derechos de los trabajadores, hizo algo más que exponer alguna que otra posición pública de repudio a tales despidos; ni siquiera emitió un comunicado de prensa oficial. Pareciera que con el plenario del mes pasado realizado en Capitán Bermúdez y al que acudió Pablo Moyano, “cerraron” el año.

Vale el momento y la situación para que muchos dirigentes, en este caso sindicales, abracen la causa que dicen representar y afronten con responsabilidad y honorabilidad el rol para el cuál fueron elegidos, en tiempos nada sencillos y al que ellos mismos se cansan de denunciar, en cuánto medio de comunicación que los consulta, como “difíciles” para los trabajadores.

En conclusión, hasta el momento hay un rechazo y un repudio de ATE a la decisión de Fabricaciones Militares, pero nada confirmó sobre un plan de lucha u acciones a desarrollar para revertir tales despidos.

10