La fiesta de Año Nuevo que burló la clausura en San Lorenzo y a la que asistieron dos mil jóvenes


Los festejos de Año Nuevo organizados por jóvenes sanlorencinos, en casas particulares, volvieron a promocionarse en las redes sociales.

Sin embargo, pocas horas antes del 1º de enero, se vieron frustradas y debió comunicarse sus suspensiones debido a que no cumplían con los requisitos establecidos en ordenanzas vigentes y que, por ende, cabía la posibilidad de ser clausuradas.

En San Lorenzo habían anticipado por lo más tres celebraciones, y ninguna se llevó a cabo, salvo una que se realizó en una casa de fin de semana semi abandonada situada cerca de Ricardone.

La finca está situada sobre la ruta A012, frente a la vieja fábrica de Vicentín, y fue la única que logró burlar los controles operativos.

Para ingresar a la fiesta se cobraba una entrada anticipada de $150. se permitía entrar con bebidas alcohólicas, había barra de tragos, estacionamiento libre y Djs en vivo.

El encuentro resultó ser todo un éxito ya que se estimó en 2.500 a los concurrentes.

Por otra parte, los boliches bailables decidieron no abrir sus puertas durante la noche del 1º de enero.

10