Por mano propia: inusitada violencia detrás la muerte de un ladrón


El viernes pasado encontraron en Zárate (Buenos Aires) el cuerpo calcinado de un adolescente de 17 años. Ahora, la autopsia reveló que el muchacho fue baleado, apuñalado y quemado vivo. Tenía antecedentes por robo.

Según informó Télam, el cuerpo de Joel José Giménez de 17 años fue encontrado al costado de un camino de tierra en Zárate y tapado entre los pastizales el viernes pasado. Lo habían prendido fuego cuando todavía estaba vivo después de balearlo y la policía investiga un ajuste de cuentas. También lo acuchillaron.

Giménez tenía antecedentes por robo y la última comunicación que tuvo fue con su novia, por WhatsApp. Le avisó con un audio que tenía que hacer “un re mandado”, lo que fue interpretado como otro robo.

“Gorda, me voy a hacer un mandado re piola… me voy a hacer un re mandado”, le dijo Joel a su novia.

De acuerdo al resultado de la autopsia a Giménez le dispararon dos veces. Las balas no lo mataron, entonces lo prendieron fuego. Así lo determinaron los peritos por los rastros de humo que encontraron en sus pulmones. También lo apuñalaron. Tenía heridas en el cuello y en el muslo que se hicieron “post mortem”.

Entre las ropas de la víctima secuestraron un revólver calibre .32, que reforzaría la versión sobre sus actividades delictivas y la sospecha de un ajuste de cuentas. Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial Zárate-Campana.

10