Qué hacer para cuidarnos de la deshidratación ante las altas temperaturas


Comienza la época más calurosa del año y con ella la posibilidad de deshidratarnos, afectando tanto nuestro rendimiento físico como mental.

La natural pérdida de líquido, por sudoración y orina, se incrementa por las altas temperaturas, siendo importante que sea enfrentado a tiempo, antes de llegar a la deshidratación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la deshidratación como la “alteración que sufren los seres humanos ante la ausencia de sales minerales y agua en el cuerpo”. Sus causas pueden ser diversas, estando entre las más frecuentes: exposición a temperaturas elevadas, ejercicio intenso y falta o insuficiente consumo de líquidos. Los problemas de salud vinculados a la deshidratación pueden ocurrir en todas las edades, siendo más frecuentes en bebes y niños, adultos mayores y embarazadas.

Lo recomendable para evitar este tipo de problemas es tomar abundante agua sin esperar a tener sed, evitar salir durante las horas centrales del día y permanecer la mayor parte del tiempo en lugares frescos, a la sombra o climatizados.

Por otra parte, evitar comidas pesadas, ingerir frutas y verduras y vestir ropa ligera y transpirable es la mejor opción para niños y adultos.

10