Una argentina murió en su bautismo de buceo


La muerte de una mujer argentina ocurrida después de haber sufrido un accidente mientras participaba en Tailandia de una instrucción de buceo en la isla Tao, es investigada por la policía local, informaron fuentes oficiales. Phiyapong Boonkaew, jefe de la Policía de Koh (isla) Tao, indicó que están “investigando las circunstancias” del accidente ocurrido el 17 de diciembre que provocó, cuatro días después, el fallecimiento de la turista argentina, de 39 años.

Fuentes consulares informaron que Rocío Gómez había viajado a Tailandia junto a un grupo de amigos en diciembre del año pasado. El 17 de de ese mes la mujer participaba en su primer día de instrucción de buceo, que había contratado con la escuela Pura Vida Koh Tao. Según informaron voceros de la empresa, la víctima “se extravió en una inmersión junto con otro principiante, una buceadora con experiencia y el instructor”.

Otro buceador encontró a la argentina a unos 6 metros de profundidad sin el regulador para respirar en la boca y, tras subirla a la superficie, le realizaron los primeros auxilios en el barco con ayuda de dos alumnos que eran médicos. La turista fue trasladada primero al hospital de la isla de Samui, cercana a Koh Tao, y luego a Bangkok, capital de Tailandia, donde permaneció internada y falleció el 21 de diciembre.

Familiares y amigos de la fallecida fueron acompañados por la embajada argentina en Bangkok y la Dirección de Asuntos Consulares de Cancillería, quienes llevaron adelante los trámites correspondientes para posibilitar la cremación del cuerpo.

La escuela de buceo Pura Vida Koh, con varias sedes en distintas islas de Tailandia, emitió un extenso comunicado en Facebook en el que alega que “se cumplieron todos los estándares de seguridad y profesionalidad” y defiende al instructor, el argentino Nahuel Oscar, que está en el foco de la acusación. “Los testigos exculpan al instructor del suceso pero eso no evita la responsabilidad moral total y absoluta del instructor y de Pura Vida Koh Tao en el accidente”, dijo. Y añadió: “Seguimos colaborando en todo para esclarecer cada mínimo detalle ocurrido”.

En las redes sociales, amigos de la mujer se encuentran compartiendo un comunicado de su pareja: “Rocío bajó con su instructor y una pareja de españoles. Es sabido que cuando se bucea siempre es mejor hacerlo en parejas, para que uno siempre está pendiente del otro y éste de nosotros”, indica Franco en el posteo. Y se pregunta: “¿Dónde estaba el instructor cuando ella lo necesitó?”. Por su parte, los familiares de Rocío pidieron reserva del caso y prefirieron no tener contacto con la prensa.

Cancillería argentina fue la encargada de hacer el llamado oficial al padre con el aviso de la muerte. Pero tanto él como el hermano de Rocío “no quieren que se lleve a cabo ninguna investigación”. Según se supo, su padre autorizó desde Buenos Aires que sus restos sean cremados y esparcidos en el mar, algo que ocurrió el 28 de diciembre.

Un lugar “low cost” de buceo

Según el blog viajarsinrumbo.com, que se hizo eco de la noticia, Koh Tao es un destino de buceo low cost. “En España un bautizo costaría unos 65 euros (con alquiler de equipo, guía y transporte al punto de inmersión en barco); en Koh Tao, unos 40. El problema es que por la gran afluencia se hace difícil controlar a cientos de buceadores en un mismo lugar de inmersión. Para colmo, en Asia el seguro de buceo no es obligatorio”, detallan.

10