Una mujer fue asesinada a martillazos por su pareja

Tenía 39 años y fue trasladada a un hospital de Santa Fe, donde murió. El agresor, de 50, llamó por teléfono a la policía para asumir haberlo hecho.


A las 16.30 de ayer un hombre llamó al Comando Radioeléctrico de la ciudad de Gálvez. Cuando lo atendieron dijo llamarse Jorge y denunció que había matado a su mujer, Danisa Canale, de 39 años.

La policía acudió al alerta y encontró en la casa de Liniers al 900 una mujer tirada en el piso en un charco de sangre y con un fuerte golpe en la cabeza. Su marido, Jorge, se encontraba sentado en una silla del comedor. No hablaba ni pudo explicar que pasó. La mujer fue trasladada al hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe donde murió pasadas las 19. Según trascendió, la tremenda golpiza fue propinada mediante un martillo.

Se trató del segundo femicidio en la provincia en poco más de dos días. La región todavía permanece conmovida por el salvaje asesinato de Agustina Imvinkelried, ocurrido el domingo a la madrugada en Esperanza, ciudad ubicad a unos 70 kilómetros de Gálvez.

La llamada alteró a los efectivos de Gálvez, que se comunicaron con el servicio de emergencias de salud, Sies, y avisaron sobre lo ocurrido en esta ciudad ubicada a 80 kilómetros de la capital provincial. La policía y el móvil sanitario casi juntos a la vivienda. Los médicos, encabezados por Armando Quiroga, revisaron a la mujer que aún presentaba signos vitales y decidieron su traslado a Santa Fe.

Una vez ingresada en el hospital Cullen la víctima presentaba un estado desesperante, con paro cardiorespiratorio y pérdida de masa encefálica. Allí los médicos intentaron ejercicios y tratamientos mecánicos de reanimación pero finalmente declararon su muerte cerebral.

Trascendió que Jorge T., marido de Danisa, estaría cursando un cuadro depresivo anterior al hecho. En el instante en que la policía ingresó a la vivienda detuvo a Jorge. Le preguntaron su nombre y los datos de la mujer, hasta ese momento mal herida. Fuentes policiales precisaron que el hombre no dijo absolutamente nada y sólo miraba a un punto perdido. Decidieron trasladarlo preventivamente a la seccional.

En el hospital la policía entrevistó a Ludmila, de 36 años y hermana de Danisa quien aseguró que vivía junto a Jorge T. en la vivienda en que se produjo el hecho.

Minutos después intervino en el caso el fiscal en turno de Homicidios Dolosos Jorge Nessier, quien dispuso la detención del marido de Danisa, relevamiento de rastros y pruebas y comunicó y se informó al Servicio Público de la Defensa.

10