Habló Lorena Bobbitt, 25 años después de cortarle el pene a su marido


Lorena Bobbitt, actualmente Lorena Gallo, recordó la noche en que, 25 años atrás, le cortó el pene a su marido. En una entrevista con Telemundo confió en que era víctima de tratos violentos y humillantes de su parte y reveló cómo eran sus sentimientos por entonces.

Infobae.com reproduce el encuentro periodístico en el que la mujer brindó detalles sobre el hecho que le cambió la vida y que sacudió a la sociedad. Esa noche de 1993 John Wayne Bobbitt llegó borracho a su casa y la violó como era costumbre. Lorena Bobbitt, harta de los abusos físicos y sexuales de su marido, fue a la cocina, tomó un cuchillo afilado y le cercenó el pene mientras dormía.

Fuera de sí, dejó la escena del crimen con el pene en la mano. Lo tiró en un campo desde la ventana de un vehículo Mercury Capri. La Policía encontró el miembro y lo llevó al hospital en una caja con hielos y los médicos pudieron implantarlo con una cirugía que duró 9 horas.

El caso escandalizó y dividió a la sociedad. La pareja se divorció después del juicio donde Lorena adujo que un rapto de demencia temporaria provocó el ataque. Hoy, 25 años después, se confesó con Telemundo.

“Yo no estaba en mi mente, estaba traumatizada, psicológicamente destrozada, no puedo pensar en esa reacción. No tuve control de esta acción. No estaba mentalmente en condición normal…”, sostuvo. En este marco contó que ultrajada desde el mismo día en que contrajo matrimonio. Esa misma noche, según revela, John Wayne Bobbitt se emborrachó y abusó de ella. “El trauma no solo es emocional y mental, vives algo que no puedes describir”, afirmó.

En la nota, además, cuenta que estaba muy enamorada pero que pasó en alto “las banderas rojas”. “Nunca pensé que era un ser abusivo, yo sí estaba enamorada de mi esposo, me aprecia atractivo y honesto”.

En su relato explica que los tiempos cambiaron y que ahora es más fácil hablar pero que en ese entonces no era así: “Yo estaba en un ciclo vicioso de violencia doméstica”. Y agrega que se sentía presa de su marido. “No sabía donde ir, estaba aislada. Me sentía que estaba encarcelada en mi propio hogar“.

Cuando le preguntan qué le diría a esa Lorena que castró a su marido, se toma tiempo y se lamenta: “Si sólo hubiese tenido una oportunidad de escapar…”.

Finalmente, reveló que habló con su hija y que le contó todo “con cautela”. Y reveló porque se decidió a hablar porque tiene una “misión”: “ayudar a las mujeres víctimas de violencia machista”.



10