¿Qué se considera trabajo en casas particulares y cuáles son los beneficios?


La doctora Gisela L. Martínez, abogada de MZ Estudio Jurídico explicó en SL24 detalladamente qué se considera trabajo en casas particulares.

El llamado trabajo doméstico es toda prestación de servicios o ejecución de tareas de limpieza, de mantenimiento u otras actividades típicas del hogar, la asistencia personal y el acompañamiento prestados a los miembros de la familia o a quienes convivan en el mismo domicilio con el empleador como así también el cuidado no terapéutico de personas enfermas o con discapacidad.

Este tipo de actividades se rige por la Ley Nº 26.844 del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, que rige para todo el territorio nacional en las relaciones laborales que se establezcan con los empleados y empleadas por el trabajo que realicen en casas particulares, cualquiera sea la cantidad de horas diarias o de jornadas semanales en que son ocupados para tales labores (Art. 1°).

Son tres las modalidades de prestación de servicios que regula esta ley. La prestación de tareas sin retiro para un mismo empleador y con residencia en el domicilio donde se cumplen las mismas. La prestación de tareas con retiro para el mismo y único empleador y la prestación de tareas con retiro para distintos empleadores.

La ley enumera también las relaciones laborales que no están incluidas en el régimen de Casas Particulares, como por ejemplo aquellas

 · Personas contratadas por personas jurídicas para la realización de las tareas mencionadas anteriormente.

· Personas que tengan algún grado de parentesco con el dueño de casa, como ser: padres, hijos, hermanos, nietos, entro otros.

 · Personas que realicen tareas de cuidado y asistencia de personas enfermas o con discapacidad, cuando se trate de una prestación de carácter exclusivamente terapéutico o para la cual se exija contar con habilitaciones profesionales específicas.

· Personas contratadas únicamente para conducir vehículos particulares de la familia y/o de la casa.

· Personas que convivan en el alojamiento con el personal de casas particulares y que no presten servicios de igual naturaleza para el mismo empleador.

· Personas que además de realizar tareas de índole domésticas, deban prestar otros servicios ajenos a la casa particular u hogar familiar, en actividades o empresas de su empleador.

· Personas empleadas por consorcios de propietarios conforme la Ley N° 13.512, por clubes de campo, barrios privados u otros sistemas de condominio, para la realización de las tareas descriptas anteriormente.

La ley de carácter eminentemente tuitiva de los derechos de las trabajadoras y trabajadores de casas particulares, regula varias instituciones como el S.A.C (aguinaldo), vacaciones, maternidad y también hace referencia a los modos se extinción del contrato de trabajo, enumerando varios supuestos:

· Mutuo acuerdo.

· Por renuncia del dependiente, siempre es recomendable hacerlo por un medio fehaciente.

· Por muerte de la empleada o el empleado: en el caso, sus causahabientes según el sistema previsional vigente tendrán derecho a percibir una indemnización del 50% de la prevista en caso de indemnización por despido.

· Jubilación de la trabajadora o el trabajador: resulta aplicable lo previsto en los arts. 252 y 253 de la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744 y modificatorias.

· Por muerte del empleador/a: el personal tendrá derecho a percibir una indemnización del 50% de la prevista en caso de indemnización por despido.

· Por muerte de la persona cuya asistencia personal o acompañamiento hubiera motivado la contratación: la empleada/o tendrá derecho a percibir una indemnización del 50% de la prevista en caso de indemnización por despido.

· Por despido dispuesto por el empleador sin expresión de causa o justificación.

· Por denuncia del contrato de trabajo con justa causa efectuada por el personal o el empleador.

· Por abandono de trabajo: debe configurarse la mora mediante intimación fehaciente a la empleada/o a que se reintegre al trabajo.

· Incapacitación permanente y definitiva. Registración de la relación laboral.

La registración se realiza ante el organismo de contralor AFIP. Con respecto a la formalización de la relación laboral la ley N° 26.844 regula un agravamiento por falta de registración, previendo la duplicación de la indemnización por despido (reglada en el art. 48) cuando se tratare de una relación de trabajo que al momento del despido no se encontrara registrada o lo estuviera en forma deficiente.

Es importante recordar que los montos de los aportes estarán a cargo del trabajador y las contribuciones a cargo del empleador/a de acuerdo a la cantidad de horas trabajadas. Estos montos también difieren si se trata de trabajadores activos, trabajadores pasivos o menores de 18 años.

Estar registrada como trabajador/a de casas particulares otorga beneficios como obtener un recibo de sueldo, tener ART y también acceder al beneficio de la tarifa social en la tarjeta SUBE. Si sos empleador podés deducir del impuesto a las ganancias lo que pagues como sueldo y contribuciones de seguridad social (obra social, jubilación, etc.).

Ante cualquier inquietud no dudes en consultar a los contactos 341 – 3821382 o [email protected]

10