Ratificaron batalla ganada sobre las “mafias” que operaban en los puertos sojeros de la región

Lo indicó un funcionario del Senasa tras su paso por San Lorenzo. Apuntó a actores locales que "extorsionaban" para habilitar los buques


El director para la Región Centro del Senasa, Cristian Cunha, ratificó sus acusaciones por el “cobro de coimas” que se efectuaba en los puertos del complejo sojero que tiene a sus principales embarcaderos en esta región.

“De los 1.200 millones de pesos anuales que durante más de una década se pagaron en coimas, hoy ya no van al bolsillo de las mafias”, precisó el director para la Región Centro del Senasa, Cristian Cunha, quien ya había elevado tal acusación tiempo atrás.

“Todo ese dinero se destina, ahora, a mejorar la producción agropecuaria para lograr cosechas récord, como las de esta campaña”, agregó.

El funcionario (que dirige al instituto en Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos) hizo tales declaraciones tras su paso por San Lorenzo, donde presenció la carga de 40.500 toneladas de trigo y maíz con destino a Indonesia.

“Esta lucha valió el reconocimiento, en noviembre pasado, por parte de la Red Global de Anticorrupción Marítima tras haber reducido en más de 90 por ciento los casos de corrupción en estos puertos”, detalló.

Precisamente, a principios de ese mes, el gobierno nacional privatizó los controles portuarios que estaban a cargo del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) por “razones de ordenamiento estructural”, aunque también para acabar con la malversación de fondos y prácticas extorsivas en algunos sectores. “La corrupción ya era demasiado obscena”, había indicado por ese entonces Cunha, quien ocupaba el cargo de coordinador de Puertos, Aeropuertos y Aduanas Secas.

En 2016, en su edición de febrero la revista Trade Winds, una prestigiosa publicación internacional que refleja en sus páginas la actividad naviera mundial, apuntó a ese escándalo indicando que buques de diferentes banderas debían “pagar coimas” a funcionarios del Senasa.

“En 2015, Argentina estaba primera en el ranking mundial de los puertos más corruptos del mundo y hoy, gracias a un fuerte compromiso con las transparencia en los procesos, las terminales del Gran Rosario, que es por donde sale más del 70 por ciento de la cosecha, no figuran más en ese listado negro”, subrayó Cubha.

A juicio del funcionario, una de las claves en el combate a las “mafias” en los puertos locales fue que en 2017 se aplicó” una nueva normativa que obliga a realizar controles más estrictos y digitalizados en las bodegas de los buques, lo cual aceleró los procesos de certificación de la mercadería evitando el pago de coimas de hasta 20.000 dólares-que se cobraban-para obtener dichas habilitaciones”.

La nueva gestión del Senasa asumió en 2016 y una de las premisas fue, según reconocieron, “desbaratar toda una red de corrupción público-privada y mafias que contaminaban el sistema haciéndolo totalmente improductivo”.

Hoy, los actores que intervienen en la cadena logística de los puertos locales se aggiornaron a este nuevo ordenamiento casi sin oponer queja o reclamo alguno.

10