Central arrancó con un buen empate frente al poderoso Gremio de Brasil


Fernando Zampedri, de cabeza, abrió el marcador al minuto del primer tiempo para Central y empató Everton, a los 11 de la misma etapa. El Central del “Loncho” Ferrari dio una gran prueba de carácter porque se plantó y por momentos jugó de igual y igual y atacó al poderoso Gremio, en un gran paso adelante del equipo que hace ocho partidos que no gana en la Superliga y se devoró a un símbolo del club como Edgardo Bauza.

Central no podría haber comenzado mejor su durísimo desafío contra el poderoso Gremio, porque apenas habían jugado un minuto y 40 segundos cuando el “Colorado” Leonardo Gil apareció libre por la izquierda y le metió un gran centro pasado a Fernando Zampedri, quien estampó un cabezazo soberbio y la pelota entró lentamente, de emboquillada, en el segundo palo, abajo, en la primera emoción de la noche.

Central pareció sorprender a Gremio, que demostró en el primer tiempo ser dos equipos en uno: el temible conjunto que toca la pelota con tres volantes ofensivos que rotan permanentemente, como Luan, Marinho y Everton, y otro, diametralmente opuesto cuando defiende y cada pelota en profundidad genera zozobra en su última línea.

Gremio mostró lo mejor de su repertorio ofensivo a los 11 minutos, cuando Luán y Marinho le ganaron una pelota en la salida a Cabezas, quien enganchó hacia adentro, y Everton recibió solo por la izquierda, desairó a Bettini y fusiló a Ledesma, quien salvó en una de sus grandes atajadas del primer tiempo.

Sin embargo, al minuto el propio Everton se vengó cuando enganchó entre Gil y Bettini, llegó al fondo y definió con un magistral derechazo que entró suavemente junto al segundo palo.

El primer tiempo fue parejo, pero Gremio mostró su jerarquía ofensiva cuando la pelota pasaba por sus volantes ofensivos y su delantero Dizeu.

A los dos minutos de descuento hubo un doble penal de Geromel por agarrón a Cabezas y del argentino Walter Kannemann por un codazo a Zampedri que el juez ecuatoriano Roddy Zambrano omitió.

 

10