Elecciones 2019

Monica de la Quintana la estratega detrás de la candidatura de Eduardo Ros

La ex intendenta viene cumpliendo un rol protagónico en el armado de listas distritales en la ciudad de San Lorenzo, este año logró seducir al ex integrante del bloque oficialista del concejo sanlorencino.


Monica de la Quintana, ex intendenta de San Lorenzo

Monica de la Quintana, quien otrora fuera una de las mujeres más importantes de la política sanlorencina, intenta volver a los lugar de poder liderando armados electorales en la ciudad de San Lorenzo, su primera experiencia luego de perder la intendencia en 2007 llegó de la mano de la candidatura de la periodista Gloria de los Ríos, capitalizando el peronismo una nueva derrota en la historia de la ciudad.

El rol protagónico, soberbia y alto perfil adoptado por la ex intendenta hizo que en 2017 muchos dirigentes históricos del peronismo abandonaran el partido, como es el caso del sindicalista Pablo Reguera, el actual concejal Alejandro Cabral y uno de sus  funcionarios más leales que la acompañó cuando guiaba los destinos de la ciudad, Marcelo Remondino.

En este cierre de listas las cosas cambiaron, el PJ necesitaba tener un armado en cada distrito y más aún en la cabecera del departamento dandole plataforma para el armado provincial que tiene a Armando Traferri como uno de los máximos referentes, es por esta coyuntura que De la Quintana quedó excluida del armado peronista y por tal comenzó sus negociaciones con otros espacios.

La ex intendenta allá por diciembre de 2018 lanzó el operativo “Borocoto”, que tenía como objetivo seducir al ex concejal oficialista Eduardo Ros para que rompiera con el actual intendente Leonardo Raimundo y represente una lista en el espacio de Cambiemos. Ros motivado por sus ansias de poder accedió sin oponer resistencia ni reparos, el primer paso del plan “Borocoto” era ficharlo como candidatos a intendente de Cambiemos, pero el plan ideado originalmente por De la Quintana no prospero, ya que las negociaciones con Cambiemos no llegaron a buen puerto, motivados por el nivel de respetó que el espacio tiene por la gestión y el liderazgo electoral que encarna Raimundo en San Lorenzo, sin importar el primer traspié Ros siguió adelante con su alianza con la ex intendenta fichando su candidatura en una lista colectora sin apoyos provinciales y nacionales.

Cómo ocurriera en 2017, cuando dirigentes excluidos del Peronismo denunciaban públicamente la intransigencia de Monica de la Quintana, que obligaba a todo el movimiento se encolumnara detrás de una lista de unidad encabezada por Gloria de los Ríos sin la opción de una interna,  en esta oportunidad son los mismos quienes denuncian públicamente el pacto Ros-De la Quintana, fue el actual concejal Alejandro Cabral (que cuenta con el apoyo del Sindicato de Aceiteros) quien alzó la voz y en el marco de su lanzamiento de su campaña denunció, “el Peronismo debe respetar sus orígenes, no podemos tolerar que Monica De la Quintana, financie entre otras cosas el local partidario del ex concejal oficialista Eduardo Ros”.

Son este tipo de caprichos de la “política de catatumbas” que expulsa a muchos de la participación, la primera víctima fue el Peronismo que cierra otro armado electoral sin el apoyo de ningún sindicato, su base de representación histórica parece experimentar un quiebre definitivo, deberán aquellos que experimentan algún tipo de poder ser generosos y pensar en la pluralidad de voces con sentido republicano, para agrandar la base de la pirámide de participación social.

10