Sanlorencino clave para que una joven recupere un recuerdo inolvidable

Gracias a una particular búsqueda en Facebook una mujer halló un viejo video del festejo del primer año de su hija que nunca había visto.


En 2006 Germán Mangione abrió un local en San Lorenzo donde digitalizaba fotos y videos VHS. Al año lo cerró, pero guardó la videocasetera con la que trabajaba junto con unos 10 casetes que nadie había retirado.

En enero de 2019 estaba ordenando su casa, encontró ese recuerdo laboral, lo desempolvó y puso a andar el aparato. Revisó los VHS. Había videos de casamientos, cumpleaños y graduaciones.

Pero un casete le llamó la atención: estaba etiquetado bajo el nombre de Orli. Era el registro del festejo del primer año de una nena con ese nombre donde los familiares y amigos le dejaban un mensaje para cuando ella fuera más grande.

Después de ver el video, Mangione sintió que tenía que hacer llegar esos mensajes a Orli. “Entre todo lo que pasa sé que esto no es de suma importancia, pero tengo claro que en la construcción del futuro está el valor de los recuerdos. Si podemos devolver los recuerdos somos ricos gratis”, escribió en su muro de facebook.

Colgó la búsqueda con una foto de la familia de Orli. Una amiga de sus redes le dijo que los conocía. Días más tarde coordinó entregarle a la familia el video digitalizado.

Después de 16 años Orli pudo ver finalmente los mensajes que le había dejado su familia y amigos.

“Fue muy hermoso ver a nuestros amigos y amigas saludándola. Ella estaba muy emocionada y contenta. El video nos permitió hablar de muchos temas y nos acercó como familia”, dijo Melina Pezzoto, mamá de Orli a El Ciudadano y confesó que no lo había ido a retirar para digitalizarlo porque no tenía dinero.

Te sigo desde el VHS

La madre de Orli contó que para ese primer cumpleaños habían organizado una fiesta de disfraces.

Un amigo les ofreció filmar una parte usando un VHS que algo de cinta libre. “Para festejar el primer año les pedimos a nuestros amigos que trajeran algo para compartir porque no podíamos costearlo. Orli es hija del trueque. Éramos muy jóvenes, estábamos estudiando y teníamos poco trabajo. Yo tejía, hacía dulces caseros y vendía pan. Pese a todo decidimos buscarla”, dijo Pezzoto y agregó que el recuerdo les abrió la puerta para charlar sobre la posibilidad de elegir ser madre.

También sobre la importancia de la memoria en la vida política y social del país. “Hablamos sobre cómo y cuándo ser madres, y sobre la historia argentina y los desaparecidos. No soy la misma mujer que en el video, pero sigo el mismo camino y pude reafirmar los valores que les quiero transmitir a mi hijos”, dijo Pezzoto.

Hoy Orli, cuyo nombre viene de la expresión en hebreo “luz a mi”, tiene 16 años y un hermano de 11 años llamado Caetano. Pasó a 4° año de la escuela Gurruchaga, juega al básquet y estudia teatro.

“Con las cosas que nos pasan a las mujeres y a las jóvenes me pareció un gesto muy cálido la publicación y las respuestas de la gente”, dijo Pezzoto.

Otros videos

El de Orli no fue el único video que Mangione archivó y devolvió a sus dueños. Encontró el registro de la colación de primaria de su curso y se la envió a sus compañeros. También dos recitales de una banda que luego se disolvió y no fueron a buscarlo.

Sin embargo, cuando Mangione se los envío ellos estaban planeando rearmar la banda. En la caja de los “nunca reclamados” también había imágenes de un acto de la Comisión de Emergencia Regional en 2001 en Chabás. Y otro, de la misma comisión, un año después en la Casa Rosada.

Por último, el hombre encontró el registro del primer corte de ruta en el barrio Santa Lucía que se hizo dos décadas atrás. Fue el inicio del movimiento piquetero que luego se transformó en el Corriente Clasista y Combativa (CCC). “Las mujeres que estaban en el corte de ruta ahora tienen 80 años y estaban muy emocionada de recordarlo”, contó Magione.

Fuente: Diario El Ciudadano

 

10