Para matear y disfrutar mejor

¿Cómo limpiar e higienizar una bombilla para el mate y que dure más tiempo?

Con su uso acumula resto de yerba, azúcares, sarro y otras impurezas que las convierten en poco higiénicas. En muchos casos, terminan tapándose. Consejos básicos evitarlo


Las bombillas usadas para ingerir el clásico mate argentino, a lo largo de las rondas y el paso del tiempo, van acumulando yerba, además de restos de azúcar, sarro y otras impurezas que la convierte en un elemento poco higiénico, cuando no se tapan.

Para evitar esta suciedad, puede tenerse presente algunos consejos básicos.

Lo que la mayoría de los especialistas recomiendan es realizar la prueba de agua con bicarbonato, y para ello se necesita una cacerola, agua y bicarbonato de sodio.

Primero, se llena la cacerola con agua y se le añade entre dos y tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Luego, se la coloca sobre el fuego y se introduce la bombilla (o bombillas) adentro y se dejan hasta que el agua hierva.

Se observará como el agua se tiñe de color oscuro y tras una media hora de hervir se la retira y se la deja sobre un paño limpio hasta que se seque.

Para aquellos fanáticos de la limpieza pueden sumar unos cepillos de cerdas que limpian estos artefactos y que se venden en ferreterías y forrajes a muy bajo precio.

¿Cada cuánto hay que repetir este proceso?

Mínimo, un mes, aunque si se toma mucho mate, entonces 15 días.

También se podría utilizar una aguja para hacerla pasar entre los orificios de la bombilla. Si bien ello mantendrá el elemento aireado, no se limpiará correctamente en su interior.

las bombillas más “higiénicas” son aquellas fabricadas con alpaca o acero quirúrgico. Incluso son más recomendables que las de plata.

10